La Rehabilitación de Viviendas del Pozo de la Tía Manolica, proyecto olvidado de la Junta

  • Data del año 2003 y desde entonces no paran de sucederse nuevas fechas para el inicio de estos trabajos

El Ayuntamiento de El Ejido firmó un convenio con la Junta de Andalucía, dentro del programa de Transformación de Infravivienda del Pozo de la Tía Manolica, que tiene como finalidad mejorar las condiciones de habitabilidad del barrio. Dentro de eso convenio, el Ayuntamiento ya ha cumplido con su compromiso de urbanización, lo que se refiere a infraestructuras, con el asfaltado de calles, saneamiento, acerado, iluminación y zonas verdes, ya ha concluido. E incluso, en el año 2009, el equipo de gobierno del Consistorio hacía entrega a la Junta de Andalucía del listado de familias que se van a acoger a la Rehabilitación de sus viviendas conforme al Plan Concertado de Vivienda y Suelo 2008-2012, pero hasta la fecha no hay nada nuevo. La concejal del área de Transformación Social ejidense ha exigido una vez más a la delegación provincial de Vivienda que "cumpla con la parte del convenio que el corresponde que es la Rehabilitación de las viviendas para que estos vecinos puedan disfrutar de un barrio normalizado".

La Junta de Andalucía deberá hacer un desembolso, según la estimación actual, de 2.250.000 euros. Por lo que a cada uno de los vecinos afectados por estas obras corresponderán 30.000 euros que les permitirán tener una vivienda digna, sin humedades, suelos en perfecto estado y techos seguros, no como en la actualidad.

A la inversión del gobierno autonómico habrá que sumar la partida de 1.880.000 euros liberada por el Consistorio a través de los Fondos de Inversión Local para las obras de urbanización. "Las obras de urbanización, rehabilitación y trabajo social que contempla este Plan están enfocadas a propiciar la integración social de la población residente. Por ello, culminar las obras es fundamental para conseguir una verdadera integración", ha apostillado Aurora Amador.

En el Pozo de la Tía Manolica conviven alrededor de 500 familias, la mayoría de etnia gitana o inmigrante. El equipo de gobierno ejidense se ha mostrado siempre muy sensible con el colectivo por ello, intentan dar cobertura a las demandas, reivindicaciones y consultas de estas familias. "Si bien ahora lo que toca es exigir a la Junta que haga realidad el sueño de esta familias", ha apostillado Amador. Desde el año 2003 se lleva prometiendo a los vecinos del barrio que convertirían sus infraviviendas en casas habitables, pero el proyecto no ceja de sufrir retrasos, que agravan más la situación de los vecinos afectados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios