Las Salinas, un oasis para miles de aves migratorias

  • Estos días se celebra el Día Mundial de los Humedales y la Junta realiza actividades para dar a conocer dicho hábitat dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

Durante esta semana se está conmemorandouna fecha muy significativa para la provincia, el Día Mundial de los Humedales. La finalidad última de esta celebración es fomentar el conocimiento y la sensibilización de los ciudadanos acerca de los beneficios que brindan estos ecosistemas. En este sentido, la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Medio Ambiente, ha programado una serie de actividades para dar a conocer el humedal de Las Salinas, situado en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Las actividades que va a organizar la Junta de Andalucía en Almería para conmemorar este día van dirigidas, fundamentalmente, a crear conciencia en los más pequeños sobre la importancia de la conservación de los humedales con que cuenta la provincia y, en especial, el gran humedal de Las Salinas de Cabo de Gata.

Para ello, escolares de diferentes centros de la provincia van a asistir a charlas y a un programa de salidas para poder conocer sobre el terreno qué son Las Salinas de Cabo de Gata, quiénes viven en ellas y por qué son tan importantes.

Asimismo, miembros de las Asociaciones de Padres y Madres y de Vecinos van a participar en una visita guiada a este humedal a través de un taller sobre el mundo salinero.

Por otro lado, este mismo fin de semana, los almerienses han podido conocer la gran riqueza de los humedales almerienses a través de talleres temáticos celebrados en el Parque de El Boticario, en la capital.

El delegado Provincial de la Consejería de Medio Ambiente, Clemente García, ha destacado, al respecto, que "el objetivo que se marca la Consejería de Medio Ambiente con estas actividades se encuadra dentro de la firme apuesta que viene haciendo la Junta por abrir los variados y singulares espacios naturales de nuestra tierra al disfrute y conocimiento de los almerienses para que puedan saber de primera mano el legado ambiental tan importante que hay en su provincia y, con ello, se muevan a difundirlo y conservarlo".

El humedal de Las Salinas de Cabo de Gata tiene una superficie de unas 300 hectáreas y su origen se remonta a hace nada menos que 3.000 años, cuando los aportes de sedimentos cerraron una gran bahía, aislando una pequeña albufera que posteriormente ha sido aprovechada por el hombre como salinas para la extracción de sal marina.

Este sistema natural constituye un espacio de excepcional valor ecológico por la importancia de las comunidades vegetales y, especialmente, de animales, que alberga. Puede decirse que el ecosistema natural y la actividad humana encuentran aquí una simbiosis casi perfecta.

De hecho, las diferentes características físico-químicas de las aguas almacenadas en los distintos estanques propician una diversidad de ambientes ecológicos que facilita la vida a más de 80 especies de aves, al tiempo que ha permitido al ser humano realizar una actividad extractiva de sal durante siglos.

Según Clemente García, "las Salinas de Cabo de Gata son, por tanto, uno de los ejemplos más claros de desarrollo sostenible dentro de un parque natural" y explica que "la industria salinera, que desarrolla históricamente su actividad en esta zona, no sólo es compatible con la conservación de los valores naturales de este humedal sino que es imprescindible para garantizar el mantenimiento de la comunidad ornitológica", señala García.

Todo esto hace que las tareas que lleva a cabo la Consejería de Medio Ambiente para su conservación sean esenciales. En la actualidad, la mayor parte de las salinas está catalogada como Reserva Integral en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, que forma parte, a su vez, de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera. Es, además, Zona de Especial Interés para las Aves, Lugar de Interés Comunitario y uno de los espacios que España aporta a la Red de Humedales de Importancia Internacional que gestiona el Convenio Ramsar.

Con ello, Cabo de Gata se posiciona como uno de los puntos estratégicos de paso de las migraciones de aves entre Europa y África.

En Las Salinas, miles de aves descansan durante unos días para realizar el salto definitivo con el que atraviesan el mar Mediterráneo hacia África o llegan a descansar después de haberlo atravesado en sentido contrario, de vuelta al viejo continente.

Entre las aves censadas durante los últimos años, destacan Flamencos, Avocetas, Cigüeñuelas, Garzas, Limícolas, Gaviotas y Anátidas (Patos, etc...). Muchas de estas aves descansan durante unos días antes de atravesar el mar Mediterráneo, rumbo a África o en sentido contrario, hacia Europa.

Los dos pasos- en otoño y primavera, respectivamente- suponen el momento de mayor número de aves en el humedal, siendo el flamenco junto a las avocetas, la especie que predomina a lo largo del año.

De hecho, se considera al flamenco como el ave más representativa y la que muestra de forma más clara la importancia de este humedal. Del análisis de los registros de anillas, se observa cómo son los flamencos nacidos en los humedales malagueños y catalanes los que más veces se observan en estas salinas, pero también se han registrado individuos anillados en humedales franceses e italianos.

En este sentido, hay que recordar que el humedal cuenta con un sendero peatonal perimetral, acondicionado, señalizado y equipado que circunda las Salinas. También hay instalados seis paneles interpretativos, dedicados a distintos aspectos de interés, como la formación de la albufera, el proceso salinero, y la vegetación, flora y fauna de los distintos hábitats del humedal y su entorno. Por último, los visitantes disponen de hasta cinco observatorios de aves estratégicamente situados a lo largo del sendero peatonal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios