Veinte pueblos del Almanzora y Campo de Tabernas sufren problemas de agua

  • Un estudio de Diputación evidencia que estos municipios dependen constantemente de sondeos · A pesar de todo, la situación no es "crítica", según el diputado de Obras Públicas

Los problemas en el suministro y el abastecimiento de agua. Ese es el principal problema que trasladan a diario al Área de Obras Públicas de la Diputación Provincial de Almería muchos alcaldes de la provincia cuando se reúnen con su responsable, Ángel Díaz. "La falta de infraestructuras hídricas es la preocupación que provoca mayor quebradero de cabeza a la mayoría de nuestros alcaldes, algo que nos lleva a no parar de acometer actuaciones como sondeos y saneamientos al considerarse como una situación de urgencia", afirma el diputado.

Y para muestra un dato. Según el estudio llevado a cabo el pasado año por técnicos del Área de Obras Públicas, denominado Diagnóstico preventivo de captación y situación de riesgo en la provincia de Almería, unos veinte pueblos de la provincia, situados en el Valle del Almanzora y el Campo de Tabernas, "viven una situación de riesgo permanente", afirma Díaz.

Un hecho que provoca que la Diputación esté en una actitud de constante vigilancia "ya que dependen de los sondeos que vamos realizando porque el caudal de agua que reciben puede disminuir, se les avería el equipo de extracción o simplemente se les agotan los pozos y nos vemos obligados a buscar nuevas fuentes o reprofundizar en los que tienen actualmente", señala el responsable de Obras Públicas.

El citado documento revela que los municipios afectados en estas dos comarcas, de los que Díaz prefirió no precisar con exactitud cuáles son, tienen problemas en lo que concierne al abastecimiento dentro del ciclo integral del agua. Algo, que en parte, dejará de ser un hándicap cuando se pongan en marcha durante este mandato de la Diputación los Planes de Convergencia.

En este sentido, Díaz señala que se van a invertir un total de 72 millones de euros para igualar, entre otros aspectos, a todos los municipios en lo que concierne al citado ciclo integral del agua en cuanto a abastecimiento y saneamiento. La actuación se llevará en dos ciclos al dividir la provincia en dos partes. Entre este año y 2009 se trabajará en los municipios menores de 10.000 habitantes del Campo de Tabernas, la Alpujarra y el Poniente Norte. En 2010 y 2011 se hará en el resto de localidades de Almería.

De esta forma la Diputación, a juicio de Díaz, dejará de realizar "un desembolso constante de dinero ya que mantener esta actitud de vigilancia con los pueblos en riesgo de abastecimiento de agua es muy costoso". El diputado matiza que "hacer un sondeo un día, y otro, y otro es algo que cuesta mucho dinero pero hay que hacerlo porque que el agua llegue a los grifos de cualquier vecino de la provincia es una imperiosa necesidad de primer orden".

A pesar de la delicada situación en la que se encuentran estos veinte pueblos, Díaz recuerda de manera insistente en que "en ningún momento han sufrido cortes en el suministro". Los que si que lo han sufrido, aunque no de manera absoluta, son las comunidades de regantes de la zona norte de la provincia que afirman en un comunicado que el agua que utilizan para riego se ha reducido entre un 30 y un 40%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios