La adivinanza del alcalde: "¿Resto arqueológico o la tubería de Loma Cabrera?"

  • Los vecinos del barrio volverán a tener agua con suficiente presión en un mes cuando concluya la renovación de la red

El alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, sorprendió ayer a los periodistas cuando cogió de uno de los estantes de su despacho un objeto, planteándoles casi una adivinanza. "Parece un resto arqueológico, pero no lo es... Es un trozo de la tubería de Loma Cabrera".

Puede apreciarse en él la acumulación de cal que Rodríguez-Comendador dejaba patente en el escrito que dirigió al presidente de la Diputación emplazando a la institución provincial a permitir las obras de renovación de la red de suministro de agua potable.

El deficiente estado de las tuberías, con más de 35 años de antigüedad, impedía al Ayuntamiento la capital, a través de la empresa concesionaria Aqualia, ofrecer un correcto servicio. 3.000 vecinos, no sólo de Loma Cabrera, también de la zona de El Boticario y Los Cortijillos, han venido sufriendo durante años falta de presión y cortes continuos de agua. Hasta el punto, que el alcalde calificó la situación de "emergencia", el máximo nivel en los procedimientos administrativos para la ejecución de obras.

Las mismas fueron consentidas finalmente por la Diputación y, según fuentes de Aqualia, no ha surgido problema alguno en este sentido ni tampoco con los vecinos. Las fuentes han apuntado, además, que la carretera de acceso al barrio no ha sido cortada en su totalidad en ningún momento y que las tareas están siendo abordadas con normalidad y dentro de los plazos previstos.

El proyecto para la sustitución de la red de conexión a la principal disponía de un plazo de dos meses, por lo que, en estos momentos, las obras se encuentran a mitad de su ejecución. Los cálculos indican que en cuestión de 30 días los 3.000 residentes de Loma Cabrera, El Boticario y Los Cortijillos podrán abrir los grifos de sus hogares sin sorpresas desagradables.

El Ayuntamiento de Almería ya cambió las tuberías internas del barrio en una primera fase con una inversión próxima a los 300.000 euros. El coste total de las obras alcanza los 600.000.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios