La tierra sobre el asfalto convierte en peligrosa la carretera de la UAL

  • En los últimos meses se han registrado algunos accidentes, sobre todo por caídas y derrapes de las motocicletas y ciclomotores, por la falta de adherencia de la vía

La carretera provincial AL 3200R está resultando, desde hace varias semanas, un peligro para los conductores de motocicletas y ciclomotores y en los próximos días, además, aumentará el tránsito porque el acceso a Carretera de Sacramento desde la playa se cortará por obras.

La presencia constante en el asfalto y en los arcenes de la vía de tierra y piedras está poniendo en peligro la circulación y a los usuarios de los vehículos de dos ruedas.A pesar de que el pavimento de la calzada no tiene mucho tiempo, la presencia de montones de tierra, grava y piedras ha causado ya algunos problemas a los conductores. Estos elementos que no han sido retirados por la Diputación Provincial, organismo del que depende la vía, impiden una correcta adherencia de las motos y han sido los causantes de varios derrapes y caídas de motoristas, aunque la mayor parte de ellos sin consecuencias graves. Así lo han denunciado distintos usuarios de la carretera, que se encuentran, desde mediados de marzo, todos los días con el problema sin resolver.La carretera AL 3200R conecta la Carretera de Sacramento con la nueva AL 3200, que da salida al mar desde La Cañada. Se trata de una carretera muy utilizada por los vecinos de la barriada almeriense, ya que es la única conexión sur que poseen. Se emplea para conectar con la urbanización de Costacabana o hacia poniente con la zona de Nueva Almería.

Del mismo modo, miles de vehículos circulan durante todo el día en los viajes de ida o vuelta a la universidad, por lo que la ausencia de mantenimiento de la calzada se une a la peligrosidad de un tráfico denso.La zona con más riesgo de derrape en la AL 3200R es la comprendida entre las rotondas de acceso a Carretera de Sacramento y de incorporación desde las nuevas instalaciones deportivas de La Cañada y Fiapa.Al parecer, la tierra existente en el asfalto procede de la que, poco a poco, ha ido cayendo de los numerosos camiones que circulan, procedentes de las obras de ampliación del campus. Los vehículos, que en su mayoría no portaban la carga de tierra tapada como rige la ley, emplean la vía como salida natural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios