Tres barcos y un hermoso bautizo

  • La empresa de Astilleros Lamarca presentó ayer en el Puerto de Aguadulce tres embarcaciones · Para el catálogo fotográfico contaron con la presencia de Vanesa Caro, que fue elegida Miss Almería 2006

Comentarios 0

A las 8:30 de la mañana de ayer el Puerto de Aguadulce estaba medio vacío, hacía un tiempo espléndido y el mar estaba como una balsa de aceite. Era el día perfecto para salir a navegar.

Las grúas contratadas por la empresa de Astilleros Lamarca recogían los barcos del puerto psara llevarlos al agua. Lo llaman el bautizo, porque se enfrentan a su primera prueba de fuego. "Salimos tan temprano para aprovechar el buen tiempo. Siempre recurrimos a una agencia de modelos para presentar el barco en el catálogo fotográfico. En esta ocasión ha venido Vanesa Caro, que fue elegida Miss Almería en el año 2006. En realidad, como ocurre con los coches y las motos, ellas consiguen hacerlos más atractivo", admitió sonriente Víctor González, responsable de compras, logística y planificación de la empresa.

El primero en caer al mar fue el modelo Open 505, una nave que mide 5,10 esloras y alcanza los 25 nudos de velocidad. "Lleva un motor de 50 caballos, lo que permite que la gente pueda navegar con el titulín; el carnet más básico que existe. El precio asciende a los 15.000 euros con motor incluido", dijo, minutos antes de zarpar.

Todos los miembros del equipo tenían una labor. Mientras que Víctor manejaba la nave y Vanesa se entregaba a la cámara de fotos, el productor Antonio Bernabé estudiaba las características y las cualidades de la nave. "Esta actividad nos sirve para poner a punto el barco, estudiar su velocidad y para saber si el motor lleva la hélice correcta", explicó, mientras dictaba las instrucciones.

Las horas transcurrían y el sol pegaba cada vez con más dureza. El segundo barco en saltar al agua fue La Dorada, una nave homologada con una eslora de casco de 5,98 y que alcanza una velocidad de 25 nudos. "Son barcos muy enfocados a la pesca y disponen de una bañera muy amplia. Navega perfectamente y se agarra muy bien en las viradas", detalló Bernabé.

Pasadas las diez de la mañana apareció el auténtico responsable de la prueba y propietario de la empresa: Antonio Lorente Lamarca.

Durante una conversación que no alcanzó la media hora, Lorente explicó a El Almería el origen y el motivo de un proyecto que lleva funcionando desde hace apenas tres años. "Tenía la ilusión de comprarme un barco y al final me quedé con el astillero entero. Entonces se creó una empresa con proyectos firmes y con una proyección nacional basada en un producto de gran calidad", contó en empresario.

El primer paso que dió fue el de mejorar las deficiencias de la nave. Se basó en modelos que ya existían y creó tres nuevos protoripos. Al día de hoy Lamarca puede presumir de ser el responsable de una red comercial nacional que se extiende por todo el litoral Mediterráneo. "Las islas Baleares y Las Canarias, Algunas ciudades del Norte de África, Andalucía y el mar Cantábrico son algunas zonas costeras donde funcionamos actualmente. Este año hemos vendido un total de 102 unidades. Aunque bien es cierto que la venta ha bajado respecto a años anteriores, la verdad es que no nos podemos quejar", detalló.

La jornada llegó a su fin a las 14:00 horas, cuando la última nave, Almanzor Sport, salió a la mar. "¡Vanesa!, posa por última vez en la proa y nos vamos a casa a comer, que ya va siendo hora", dijo Bernabé, minutos después de regresar al puerto, donde esperaban las grúas para sacar a los jóvenes y, ya bautizados, modelos del agua.

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios