"Con la basura se puede crear un espectáculo"

  • Luka Yexi, coreógrafo de 'Ecopolis, the show', denuncia con arte circense el deterioro del mundo por parte del hombre

El baile en estado puro, reivindicando con cada movimiento, denunciando con un golpe de percusión la destrucción del mundo por parte del hombre. Luka Yexi, coreógrafo de Ecopolis, the show, explica los aspectos de un espectáculo que se representa hoy en el Auditorio a las 22:00 horas.

-¿Cómo surge esta obra?

-La idea surgió por un compromiso con el Ayuntamiento de Rivas dentro de su Semana de Sostenibilidad. Nos pidieron un espectáculo que sirviera para amenizar su día grande. Ese fue uno de los primeros embriones, pero tiempo atrás inauguramos también el Anfiteatro de este pueblo que se había construido sobre un vertedero. Se dividía en tres partes: el edén, el deterioro con la llegada del hombre y la esperanza para el futuro.

-¿Cómo ha evolucionado?

-A El Ejido llevamos la cuarta versión. El espectáculo tal y como se va a a representar no lo hemos hecho antes.

-¿Por qué 'Ecopolis, the show'?

-Ecopolis es la ciudad ideal en el mundo de la ecología. Nos parece muy acertado el nombre porque funciona en todos los idiomas y para todas las épocas.

-¿Qué contenidos de desarrollo sostenible se pueden ver?

-Hay un punto clave que es el deterioro. Todos nos podemos ver en ese momento. Llevamos basura que estará por el escenario, tocamos percusión con elementos de la calle, hay momentos aéreos con una rueda de un camión. La metáfora consistiría en que con la basura se puede crear un espectáculo.

-El espectáculo también incluye agua.

-Sí, pero en el Auditorio ese elemento no lo vamos a incluir porque es muy complicado y es más idóneo en grandes superficies.

-¿Qué escenografía aparece en escena?

-Ocupamos mucho el escenario, más cosas no podíamos meter. Hay una proyección que marca el ambiente de cada parte del espectáculo. Hay muchos artilugios aéreos.

-Tanto en el decorado como en el vestuario, ¿utilizan material reciclado?

-Todas las cosas que hemos podido son recicladas, incluso gran parte del vestuario es el que ya usábamos en otras representaciones.

-¿Qué disciplinas se pueden ver?

-Hay danza, artes circenses, percusión, música y voz en directo, vídeo... Uno de los números significativos es el de las aspas que simula una central eólica. Hay mucho riesgo, nos la jugamos todo el rato.

-¿Qué tipo de música es la que aparece en el espectáculo?

-Está compuesta por nosotros. Cada música rememora un momento determinado. El vals marca el inicio de una forma ligera, la guitarra como amenazante y la tercera parte es más relajada, muy onírica. Aparecen seis idiomas: italiano, francés, español, latín, portugués y guanche. Ésta última es una letra muy curiosa de escuchar que no se parece a nada. No hemos introducido el inglés porque casi todos los musicales son anglosajones y lo hemos hecho a posta porque queríamos trasladar la esencia de nuestra tierra.

-¿Tocan la fibra del espectador?

-La segunda parte es muy desagradable, incluso molesta de ver, hay una angustia extrema, pero al final llega la felicidad.

-¿Cómo ha sido el trabajo de coreografía?

-Hemos tenido que inventar sobre la historia. La contamos en el aire y en el suelo. Hemos ido probando durante cuatro años. Se ha ido gestando, acumulando experiencia. Mi trabajo en musicales y televisión lo mezclo todo.

-¿Cómo ha seleccionado a los artistas?

-Tienen que saber de todo. Hemos elegido a deportistas de élite y bailarines en buena condición física. Les hemos enseñado en nuestra escuela. Ha sido una labor de aprendizaje y reciclaje.

-Ha trabajado en musicales, ¿qué diferencias hay con 'Ecopolis'?

-Los otros musicales viene de fuera y no se tiene en cuenta nuestra cultura mediterránea. Aquí decidimos nosotros. En los que he podido participar me dejaban libre y me podía lucir, pero tenía ganas de montar algo con mi idea.

-También estuvo en 'Un paso adelante', ¿cómo fue?

-En esta serie hicimos muchas cosas. Era una tortura china, trabajábamos de media unas 18 horas. Trabajábamos mucho y el resultado era lo mitad de bueno de lo que yo quería. En teatro no hay mentira, o te sale bien o no se repite.

-Próximos proyectos.

-Queremos llevar Ecopolis al extranjero. Ya nos han llamado de Holanda e Italia. El espectador debe dejarse tocar por la conciencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios