El cierre de los chiringuitos de playa no se producirá hasta dentro de 2 años

  • Posponen clausurarlos mientras el Gobierno central traspasa a la Junta las competencias de Costas · La polémica se debe a si estos establecimientos deben situarse en la arena o en el Paseo Marítimo

Comentarios 2

La incertidumbre sobre el futuro de algunos chiringuitos de la playa de la Urbanización de Roquetas de Mar provocó semanas atrás que incluso el Pleno municipal aprobara enviar una petición a la administración para que la dirección general de Costas no procediera a la clausura de estas instalaciones. En algunos casos se les iba a cumplir el plazo de licencia y concesión de la explotación comercial y en otros había litigios por los límites de los establecimientos, el paseo marítimo y la playa.

Esta incertidumbre se va a prolongar al menos durante unos dos años más. Durante este tiempo los chiringuitos afectados no se verán obligados a sufrir ningún cambio, puesto que durante el citado intervalo se va a producir un compás de espera dado el anunciado cambio de competencias a favor de la Junta de Andalucía del servicio que actualmente presta la dirección general de Costas, próxima a desaparecer.

En este sentido, José Ramos, presidente de la Asociación de Empresarios de Playas de la Provincia de Almería, ha señalado que "por una parte hubo un nuevo deslinde, con lo que algunos chiringuitos se quedaban dentro y otros fuera, y por otra parte se terminaban las concesiones de quince años a un buen número de ellos. Costas dijo que no las renovaban en un principio por temas del deslinde, pero parece que la dirección general de Costas va a desaparecer y como ministerio de Medio Ambiente sus competencias van a pasar a la Junta de Andalucía."

En una reunión entre el presidente regional andaluz de los empresarios de playa y el jefe accidental de Costas de Almería, Luis Lorente, se aseguró que hasta que no se realice totalmente el traspaso de competencias al Gobierno andaluz no habrá variaciones en la situación de los chiringuitos afectados por los expedientes, abriéndose un plazo de unos dos años, que puede ser mayor o menor, para que la normativa sea responsabilidad de la Junta.

Por lo tanto se está a la espera de la finalización del traspaso de competencias del Gobierno central al sevillano para tomar una decisión sobre el futuro de los chiringuitos.

Hay como trasfondo una polémica con el municipio sobre la ubicación de los establecimientos en la arena o en el paseo marítimo, pero se considera por parte de los empresarios de playas que la solución puede ser "hacerlos adosados al paseo marítimo, con una pequeña circunvalación por delante accediendo muy bien a la playa", argumenta el presidente de los empresarios playeros.

Analizando la situación de los chiringuitos en el resto de la provincia, Ramos recuerda que en Pulpí "son otro tipo de instalaciones adosadas al paseo marítimo con concesiones a dos años; en Mojácar están peor que aquí porque creo que no tienen ni concesiones; en Almería se está intentando un acuerdo municipal con Costas porque en la capital sí hace falta una remodelación urgente, excepto un par de chiringuitos que sí cumplen la normativa".

El responsable de los empresarios de playa destaca la importancia de los servicios de los chiringuitos, "porque hacemos una labor social importante de cara al mantenimiento de la playa. Nosotros damos al cliente una serie de servicios que no son sólo nuestro negocio de vender comida o bebida o café. Aquí atendemos a gente que viene porque le ha picado una avispa, que se ha cortado, tienes que tener una tirita, aspirinas, un cuarto de baño, un vaso de agua. Si no hubiese chiringuitos la playa no sería igual", afirma con orgullo José Ramos, que es además propietario del restaurante Koral.

Hay por lo tanto una espera cautelosa y expectante, que ha paralizado momentáneamente las inversiones y los proyectos, sobre el futuro de los chiringuitos en ese plazo de tiempo y que se espera sea de dos años.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios