El colegio rural Medio Almanzora celebra su jornada de convivencia

  • Las aulas rurales de las pedanías de la comarca se unen para celebrar el carnaval con padres y alumnos

Lina Juan Ballesta es la directora del Colegio Público Rural 'Medio Almanzora' que esta semana celebraba la décimo segunda edición de su Jornada de Convivencia en la localidad de Partaloa. "Un día para convivir y compartir lo mejor de cada uno de nosotros" explica la responsable de este colegio rural, cuyas aulas están repartidas en seis municipios del Almanzora; Cantoria, Arboleas, Huercal Overa, Albox, Oria y Partaloa. Aunque la sede del centro se encuentra instalada en la tercera planta del Colegio Velázquez en Albox, y los profesores se reúnen semanalmente para hacer un seguimiento de la programación, los veinticinco docentes de este colegio desarrollan su labor educativa en pequeñas pedanías como Las Pocicas, El Prado o Llano de los Olleres.

"El Colegio Público Rural Medio Almanzora cuenta con los mismos especialistas que tiene cualquier otro centro" explica Lina Juan, que lleva dieciocho años al frente del centro.

Ciento sesenta y ocho niños, acompañados por sus padres disfrutaron de un día de convivencia. Un desayuno preparado por sus familias; tortas, chocolate y palomitas, sirvieron para recargar energías antes de subir al escenario para interpretar diferentes bailes inspirados en los musicales de Disney.

Numerosos vecinos de diferentes municipios de la comarca vivieron ayer su particular fiesta de disfraces, comieron una paella gigante y aprovecharon para conocer de una forma más cercana a compañeros y padres.

La diferencia fundamental en el trabajo diario de este colegio, además de la familiaridad y la cercanía que se respira en el ambiente, es la ratio; se dan casos donde si hay más de un ciclo en el aula, ni tan siquiera superan los doce alumnos por clase. "En contra de lo que se pueda pensar, el hecho de tener niños de diferentes cursos es enriquecedor, porque cuando explicas un tema sirve de repaso a los mayores y los pequeños escuchan clases que les aportan un conocimiento extra" manifiesta la directora, al referirse al modelo educativo de los colegios rurales.

La unidad y el compañerismo, incluso la tutorización entre los propios alumnos hace, según aseguran los docentes "que sean niños más nobles y generosos gracias al contacto tan personal que se practica en las aulas".

En cuanto al seguimiento de la programación y el nivel educativo de los alumnos, los profesores insisten en que estas aulas ofrecen una formación más personalizada, "a veces son como unas clases particulares en las que se trabaja desde la motivación". En el caso de niños de otras nacionalidades, es incluso una ventaja y es que este colegio no se escapa tampoco del fenómeno de los nuevos vecinos. Cerca del 30 por ciento del alumnado procede de otros países y han conseguido integrarse con sus compañeros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios