Un año después, las obras de drenaje del paraje La Molina continúan sin comenzar

  • Aunque el nivel de la lámina de agua de la Balsa del Sapo ha descendido, es imprescindible que la administración adopte medidas provisionales antes de que empiece la época de lluvias

Como ocurre cada primavera, el nivel del Acuífero Superior Central, que es el que aflora a la superficie en Las Norias de Daza formando la Balsa del Sapo ha descendido. En los últimos días ha pasado de 27,08 centímetros a situarse en 27,06 cm. Tal y como demuestran las mediciones que periódicamente realiza el Ayuntamiento de El Ejido, pese a no ser su competencia. Un alivio momentáneo pero insuficiente. En la provincia la época de lluvias comienza en pleno mes de septiembre por lo que el nivel de agua de la lámina debe descender aún más para evitar nuevas inundaciones en la zona.

Ha pasado más de un año desde que el Ayuntamiento de El Ejido, a través de la concejalía de Agricultura y Medio Ambiente, remitiera a la Delegación del ramo los datos topográficos del paraje ejidense La Molina para que la administración autonómica pusiera en marcha las obras de drenaje en la zona. En la última reunión mantenida por la junta directiva de la Asociación Cañada de Las Norias con la delegada de Medio Ambiente, Sonia Rodríguez, "nos dijo que las obras habían sido adjudicadas y que empezarían en breve", ha señalado el portavoz de la asociación, Juan Bartolomé Escobar. "Todas las noticias que tenemos al respecto es por la prensa. Hemos solicitado en múltiples ocasiones reunirnos con la delegada y aún no nos han concedido entrevista alguna, de hecho ni siquiera nos han contestado para decirnos que no. Pero no entendemos cómo un año después las obras de drenaje de La Molina siguen sin comenzar", ha afirmado el concejal de Agricultura ejidense, Jorge Viseras.

Ambos coinciden en señalar que se trata de una solución provisional mientras llega la definitiva, la construcción del túnel de desagüe.

A través de una simulación cartográfica, la asociación Cañada de Las Norias ha trasladado en distintas ocasiones cuáles serían las consecuencias si no se actúa de forma inminente en la balsa. En sólo un año, según las estimaciones de la asociación, ya se haría inservible la carretera de La Mojonera, además de numerosas infraestructuras como el Centro de la Tercera Edad o el Mercado de Abastos, entre otras, que se convertirían en parte del humedal.

Viseras ha señalado que "se les envía periódicamente la información de las mediciones del nivel de la lámina de agua para que resuelvan el problema porque si no actúan de inmediato nos vamos a encontrar con una gravísimo problema en la zona. El agua ya está muy cerca de la carretera de La Mojonera". Asimismo asevera que deben adoptarse medidas urgentes "como llevamos solicitándoles mucho tiempo". La Junta de Andalucía se comprometió a hacer descender el nivel del agua hasta la cota 24 centímetros, que permitiría a los vecinos "descansar" ante fuertes lluvias. Las obras de drenaje del paraje de La Molina suponen una inversión para el gobierno autonómico de en torno a 130.000 euros, pero hasta que sea una realidad "es urgente un incremento drástico de los niveles de bombeo de las bombas de extracción. Si tienen que poner más bombas que las pongan y si tienen que poner más tuberías para la evacuación del agua de esas bombas que las pongan", ha apostillado Viseras.

Por su parte, desde la asociación Cañada de Las Norias esperan poder reunirse nuevamente con la delegada de Medio Ambiente en los próximos días, una vez ha finalizado el plazo estipulado por ésta para que los técnicos estudiaran las medidas provisionales para paliar el problema propuestas por la asociación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios