Una guía enseña cómo atender a pacientes con cuidados paliativos

  • El texto, elaborado por profesionales del Hospital de Poniente, pretende dar una respuesta integral a las necesidades del enfermo durante sus últimos días

Un grupo de trabajo formado por profesionales sanitarios del Hospital de Poniente y del Distrito Sanitario Poniente ha elaborado una guía para mejorar la atención en pacientes que requieren cuidados paliativos para que, llegado el momento, la vida sea lo más digna posible y la muerte lo menos dolorosa. El texto trata de dar respuesta a las expectativas, tanto de los pacientes y las familias como de los profesionales, en relación a aspectos de accesibilidad y capacidad de respuesta.

Se trata de un protocolo de actuación que incluye procedimientos básicos como la elaboración de circuitos especiales que agilizan los ingresos necesarios de estos pacientes así como profesional sanitario de referencia, control sintomático dirigido por un equipo formado para ello o coordinación entre los diferentes niveles asistenciales.

Para este trabajo, en principio, era necesario establecer los objetivos generales de los Cuidados Paliativos asegurando la vida pero aceptando la muerte como inevitable, aliviando el dolor y el sufrimiento, atendiendo de modo integral las necesidades físicas, psíquicas, sociales y espirituales del enfermo y su familia. De esta forma, en el contenido de la guía se entiende el proceso asistencial de cuidados paliativos como el conjunto de actuaciones dirigidas a dar una respuesta integral a las necesidades físicas psicoemocionales, sociales y espirituales del paciente en el final de la vida y su familia y valora y atiende con recursos coordinados, según su grado de complejidad, para garantizar una adecuada continuidad en la asistencia.

Así, se da información importante de cada etapa, desde la identificación de la situación terminal hasta que se produce la muerte del paciente, incluyendo apoyo en el duelo y teniendo muy presentes los derechos a la información, aceptación o rechazo de tratamiento, intervención, consentimiento o, declaración de Voluntad Vital Anticipada.

Desde el Hospital de Poniente explican que el proceso de morir no puede ser entendido exclusivamente como un problema clínico, y los cuidados paliativos requieren tanto abordar los problemas biológicos, como atender a la crisis del cierre biográfico (hay una vida que se cierra) y que afecta a la integridad de la persona. En esta guía se distinguen conceptos como la sanación que, en este contexto, se diferencia de la curación y se refiere a la habilidad de una persona para encontrar consuelo, conexión y significado en medio del sufrimiento, la desazón y el dolor. El acompañamiento espiritual también es tenido en cuenta desde la práctica de reconocer, acoger y dar espacio al diálogo interior de aquel que sufre, para que él mismo pueda dar voz a sus preguntas y dar vida a sus respuestas.

En resumen, este documento recoge la justificación, objetivos, principios generales, complejidad, priorización, abordaje y documentos necesarios para dar una atención integral al paciente al final de la vida y a su familia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios