"El espectáculo de sombras no tiene límites o yo no los conozco"

La magia de las sombras junto a la posición de las manos se convierte en un espectáculo onírico. La compañía A la Sombrita representó ayer su obra Cuentos de pocas luces en la esquina del Auditorio. José Diego Ramírez explica los secretos de esta función.

Ramínez asegura que lo más complicado es "la brevedad de su ejecución. Otra dificultad sería las condiciones técnicas, necesitamos oscuridad absoluta para poder producir la función, y esto hace que sea espectáculo de sala, o como aquí, realizarlo por la noche".

El director asegura que "el espectáculo de sombras no tiene límites, o yo no los conozco. En cada producción hemos ido avanzando en nuestras carencias. Al principio creíamos que los espectadores se cansarían con un espectáculo de sombras".

El fundador dice que "con Cuentos de pocas luces damos un paseo por los orígenes de los cuentos, desde su creación en las cavernas con el descubrimiento del fuego, haciendo una recreación de cual pudo ser el primer cuento del mundo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios