El alcalde estudia rebajas especiales en la contribución para ingresos bajos

  • Los técnicos de Hacienda analizan la medida para dulcificar el "catastrazo" · Los pensionistas optan a ser los beneficiados · Las bonificaciones se aplicarían a los próximos recibos si son aprobadas

Los técnicos de la Concejalía de Hacienda están analizando la posibilidad de aplicar bonificaciones a los próximos recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), más conocido como la contribución, según anunció ayer el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador.

La medida vendría a dulcificar la subida de los valores catastrales aplicados por el Gobierno central, una opción que la legislación tributaria le reconoce a los ayuntamientos. No todos los contribuyentes podrán ser beneficiarios de estas bonificaciones, si bien el Ayuntamiento tiene claro un perfil general de los sectores de población que podrían acogerse a esta ayuda.

El alcalde mencionó ayer en este sentido a los pensionistas y a aquellos con ingresos anuales bajos, si bien no quiso ofrecer más concreciones a la espera de que los técnicos de Hacienda determinen la viabilidad presupuestaria.

La anunciada rebaja del tipo impositivo que el Ayuntamiento aplicará a los valores catastrales de las viviendas para emitir los recibos de la contribución, del 0,755 al 0,689, supondrá para las arcas municipales una pérdida de 60 millones de euros en los próximos diez años. A esta cantidad habría pues que sumar las bonificaciones especiales en estudio, además de las que puso ya en marcha el Consistorio la pasada Corporación con rebajas de hasta un 50% en el IBI para familias numerosas.

Si bien la rebaja del tipo impositivo no podrá ser aplicada hasta 2009, el Ayuntamiento de Almería paliaría este revés al bolsillo del contribuyente con las bonificaciones en los recibos, que llegarán a las viviendas para su abono desde el 5 de julio al 5 de septiembre. A ello se comprometió ayer Rodríguez-Comendador, si los informes de viabilidad económica consideran que estas ayudas no supondrán llevar hasta más allá de los límites soportables a las arcas municipales.

Con el estudio de las posibles bonificaciones, el equipo de Gobierno atiende a las reclamaciones que en las últimas semanas han venido haciendo públicas colectivos y asociaciones de consumidores y vecinos.

El Grupo Municipal Socialista mantiene por su parte que es factible la aplicación únicamente del IPC al IBI, lo que supondría que una persona que pagó en 2007 565 euros pasaría a tributar 588,73 euros, en lugar de los 622 que tendría que ingresar, si el Ayuntamiento aplicara los nuevos valores catastrales con la rebaja del tipo impositivo del 0,689 prometida para 2009. La diferencia sería aún mayor este año, ya que tendría que pagar 682 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios