Dos heridos leves y sin las ocho reverencias de los toros que honran a San Marcos

  • Los mozos tuvieron que agilizar la procesión del santo por el mal tiempo y por los sucesos acontecidos Multitud de personas se acercaron al pueblo para disfrutar de una tradición con gran reclamo

Los dos heridos leves en la procesión y la mala climatología propicieron que los toros de Ohanes no hicieran como, en años anteriores, las tradicionales ocho reverencias a San Marcos. Aunque no se consiguió realizar esta honra, la procesión se eceleró y se culminó.

El día grande de las Fiestas de San Marcos concluyó con la procesión del Santo por las calles del pueblo y, como en años anteriores se consiguió reunir a miles de personas en un pueblo que vive cientos de vecinos. Esta festividad se convierte en un gran reclamo para multitud de turistas que se sienten atraídos por los toros engosados que se postran ante el santo.

Tradicionalmente, a lo largo del recorrido de la procesión se hacen ocho reverencias al santo. Esto consiste en que cada toro se ponga delante de la imagen, lo agarran fuerte de los cuernos y lo obligan a doblar las patas delante del santo.

El peligro de los toros engosados empieza cuando los sueltan y tienen que intentar que no se escapen. Este proceso es el de mayor intensidad de toda la procesión.

El recorrido de la procesión fue

el siguiente: Salida desde la Plaza Miguel Vizcaíno (plaza de la Iglesia), a continuación se procesionó por la calle Mengemor hasta la entrada del municipio, donde enlaza con la calle Obispo Diego Ventaja hasta la calle Eras para proceder hasta el Paraje La Mezquita siguiendo por la calle Mengemor hasta unir con calle Carlos Mendoza de camino, de nuevo, hacia la plaza de la Iglesia.

Durante la procesión, los toros engosados iban próximos al santo, y llevaban dos cuerdas amarradas de cada cuerno para ejercer mayor control sobre ellos. Algunos vecinos se mostraron solidarios con los mozos encargados de conducir a los animales engosados y les ofrecieron ponche.

Fuerza, devoción y mucha pasión es lo que desprendían los mozos y muchos de los vecinos que caminaban por las calles procesionando al santo.

Las fiestas de San Marcos en Ohanes cuentan con una serie de reglas debido al riesgo existente por la presencia de los toros dentro del recorrido de su procesión.

Entre algunas de ellas se encuentran: prohibición de entrar bebido, no se permite la utilización de botellas de vidrio, hay que ponerse calzado cómodo para la carrera, hay que hacer caso en todo momento de las indicaciones de los organizadores de la fiesta, hay que mostrar respeto por las personas que guían a los toros, si hubiera una persona accidentada, no moverla y avisar de forma inmediata al personal sanitario, si se va acompañado de niños no se permite entrar en la carrera y no se permite estacionar el vehículo dentro del recorrido que hacen los toros.

De esta forma, se puede prevenir que los accidentes sean menores y que concluya la fiesta de una manera triunfal para todos los visitantes.

La fiesta de los toros engosados en Ohanes culmina un año más con mucha afluencia de público pero sin el reto de las reverencias que honran al patrón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios