Una intervención eficaz evita una riada en Sierra Cabrera

  • La presión del agua embalsada en un lago artificial rompió casi al completo la presa de tierra que da a una carretera

La rápida intervención del concejal del Ayuntamiento de Turre Diego Jerez, ha evitado lo que pudo ser una catástrofe más añadida a la recientemente sufrida en el Levante almeriense. Como consecuencia de las lluvias caídas en la zona, el lago Torre Cabrera había rebasado los límites de almacenamiento de agua. El aliviadero no ha sido suficiente para desalojar el agua excedente y la presión hizo ceder la presa de tierra agrietándola hasta su ruptura casi total. Diego Jerez dio aviso inmediato al alcalde de Turre, Arturo Grima, quien ordenó el corte de la circulación de vehículos por la carretera que bordea el lago. La actual propietaria de la zona, la empresa Promovi, encargó a Jerez el pasado lunes que ejecutara las obras precisas para impedir la rotura total de la presa.

La primera medida llevada a cabo ha sido la de vaciar el lago para lo que se ha empleado una bomba extractora con una capacidad de 120 litros de agua por segundo. Una vez completado el desagüe y evitado el peligro, se procederá a la demolición de la presa para que cuando llueva esto no vuelva a suceder y el agua busque su camino.

Para la ejecución de esta tareas ha sido necesaria la intervención de maquinaria que previamente desbrozase la zona y abrir camino para que las gruas y demás máquinas empleadas pudieran llegar hasta el punto idóneo desde el que controlar la situación de peligro.

El lago de Torre Cabrera es artificial, tiene 180 metros de largo, 80 metros en su parte más ancha y 4 metros de profundidad. Fue construido para que los pacientes que acudían al psicólogo Ignacio Martín Pueyo tomaran baños de barro. Posteriormente, a las instalaciones anexas al lago se les dio un uso turístico.

El agua embalsada en el lago de Torre Cabrera ha sido de gran utilidad en la extinción de los incendios que por dos veces arrasaron Sierra Cabrera. Para los helicópteros de extinción aérea ha sido un punto de referencia y de carga de agua. Ahora, con su desagüe y vaciado por completo, Sierra Cabrera se queda sin un seguro auxiliar de agua contra, ojala no se produzca nunca más, un eventual incendio.

Afortunadamente para los habitantes de Sierra Cabrera en su mayoría residentes extranjeros y especialmente en las áreas de Cortijo Grande y Cortijo Cabrera, las actuaciones llevadas a cabo para controlar la rotura de la presa han sido totalmente eficaces en una situación de alto riesgo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios