La lluvia deja inundaciones, ramas caídas y varias carreteras cortadas

  • El Poniente almeriense recogió hasta 96 litros por metro cuadrado. Desde primera hora, mantenimiento de carreteras trabajó para restablecer el tráfico

El paso de la borrasca que barrió entre el miércoles y el jueves gran parte de la provincia de Almería, y que además, estuvo acompañada de rachas de viento, provocó destrozos tanto en viviendas de particulares, como en explotaciones agrícolas. El temporal fue de intensidad tenue pero se llegó a acumular gran cantidad de litros.

El agua caída entre los dos días ha dejado a su paso calles, viviendas y sótanos anegados, ramas y árboles caídos, muros y cornisas desprendidas y la antihigiénica aparición de aguas fecales que salían de las alcantarillas. Además, según indicaron desde la Guardia Civil de Tráfico dos carreteras quedaron, durante horas, completamente cerradas a la circulación. En Berja, la N-340, entre los kilómetros 394 y 397, permaneció cortada junto a la Al-5300, donde se produjo un desprendimiento a la altura del kilómetro cuatro. Por otro lado, en Adra, y también por desprendimiento de terreno, la Guardia Civil tuvo que prohibir el tránsito en los kilómetros del 383 al 385. No obstante, el equipo de mantenimiento de las vías trabajó a destajo durante toda la mañana para dejar la vía libre de obstáculos. Según indicaron a este periódico desde la Guardia Civil, sobre las doce del mediodía la circulación ya estaba restablecida.

Las barriadas de Matagorda, Balerma, Las Norias y Pampanico fueron las zonas más afectadas junto con la urbanización de Almerimar, donde varios vehículos quedaron bloqueados.

Precisamente en El Ejido se registraron hasta 25 incidencias en tan sólo dos horas. Cayeron 96 litros por metro cuadrado. En la capital se recogieron 27 litros en una hora. En Balanegra trabajaban a destajo, desde primera hora de la mañana, para restablecer el abastecimiento de agua. El temporal acabó con la tubería principal y ningún hogar tenía suministro. El municipio de Vera fue otro de los afectados.

Los bomberos estuvieron durante gran parte de la tarde del jueves sacando agua por medio de bombas de dos garajes en la zona de Pueblo Laguna. Los últimos nubarrones han dejado destrozos y fango pero, en ningún caso, daños personales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios