La lluvia deja más de 50 litros en el Almanzora y nieve en los Filabres

  • La Agencia Estatal de Meteorología sitúa a la provincia para hoy y mañana en alerta naranja por fuertes vientos en la capital y el Poniente · Para hoy se prevén más precipitaciones y subida de las temperaturas

Tras casi un mes de tregua, la lluvia y la nieve han vuelto a hacer acto de presencia en la provincia de forma más virulenta que en su anterior visita a principios de febrero. Hasta cincuenta litros por metro cuadrado se registraron ayer en algunos puntos del Almanzora como Cantoria. En otros lugares de la provincia las nubes fueron menos generosas como en la capital donde según datos ofrecidos por la Agencia Andaluza del Agua, las precipitaciones se situaron en torno a los 25-30 l/m2, similares cantidades a las que se registraron por la zona del Levante.

En la capital, las fuertes lluvias provocaron la salida del río Andarax y fuertes atascos al mediodía en las principales arterias de comunicación de la ciudad. Los bomberos no tuvieron que realizar ninguna salida.

Situación diametralmente opuesta en la comarca del Poniente que fue en la jornada de ayer una de las más afectadas por la lluvia ya que la fuerte tromba de agua que cayó a partir del mediodía colapsó la centralita telefónica de la Policía Local de Roquetas de Mar por las llamadas de los ciudadanos alertando de los efectos de la lluvia. Los agentes realizaron al menos 25 salidas por problemas derivados de la lluvia, teniendo que actuar en dos accidentes de tráfico con daños materiales, uno en la carretera de Alicún y otro en Cortijos de Marín. La Policía Local también tuvo que actuar por inundaciones en bajos, tuberías rotas y reventadas por la presión y pequeñas incidencias sin mayor daño.

Sin embargo, curiosamente, los Bomberos del Poniente sólo efectuaron una única salida por la inundación de un sótano en el municipio, no siendo requeridos más sus servicios en la comarca, según informaba el parque ubicado dentro del término municipal de El Ejido.

La tromba provocó mayor temor que daños realmente, si bien fueron constantes las imágenes de ramblas desbordadas, carreteras anegadas con inmensos charcos que se convertían en auténticos lagos difíciles de cruzar para los automovilistas o sótanos y garajes inundados. La lluvia duró escasas horas escampando a primeras horas de la tarde, por lo que no hubo graves consecuencias del efecto del agua, si bien muchos invernaderos y zonas de campo quedaron afectados.

La predicción meteorológica que advertía con alerta amarilla por fuertes lluvias a la comarca del Almanzora se cumplía. De hecho en el norte de la provincia, comenzó a llover la pasada madrugada y continuó haciéndolo de forma persistente y moderada, a lo largo de toda la jornada.

En municipios como Albox, se superaron los 35 mm de agua caída. Unas precipitaciones que si bien no tuvieron ninguna incidencia de importancia, si provocaron el desbordamiento del agua, en diferentes puntos por la inexistencia de alcantarillado en unos casos y en otros por haber superado la capacidad del mismo. Es el caso de la Avenida de Almanzora en Olula del Río, la entrada al municipio de Albox, o el polígono industrial de Fines, cuyos accesos se vieron seriamente afectados por la acumulación de agua en diferentes puntos, que dificultaban el tránsito de los diferentes vehículos. Sorprendidos se vieron también los coches aparcados bajo el puente de Albox, cuando a media mañana comenzó a correr el agua por la rambla. Sin mayores consecuencias, los propietarios fueron poco a poco desalojando la rambla albojense, sin mayores consecuencias.

El suministro eléctrico y las diferentes conexiones a internet prestaron un servicio deficiente sobre todo por la mañana, como consecuencia de la fuerte tormenta. A partir de las doce el mediodía, fueron varias las ocasiones en las que se perdió el suministro eléctrico en diferentes puntos de la comarca. Lo mismo sucedió con el acceso a Internet.

En el Levante, ayer fue día de migas. Durante las veinticuatro horas no cesó de llover en la mayor parte de la comarca que, por momentos, tomó tintes del norte. Las precipitaciones fueron moderadas, ocasionalmente acompañadas de tormentas y chubascos fuertes en la costa.

Las lluvias hicieron más lenta la circulación por la carreteras en las que, afortunadamente, no hubo registro de accidentes graves. Los Bomberos del Levante tuvieron que realizar varias salidas, especialmente a Puerto Rey y Villaricos, por pequeñas inundaciones y a limpiar algunos cauces y ramblas que corrían el riesgo de convertirse en pequeños embalses. Para hoy están previstas más nubes que claros, escaso riesgo de lluvia y temperaturas algo más latas que las de ayer.

La nieve, por su parte, también cayó de forma copiosa en el Puerto de la Ragua, Sierra Alhamilla, Sierra de los Filabres y Ohanes, donde se superaron los 20 litros por metro cuadrado. Nuevamente municipios como Bacares o Gérgal volvieron a acoger la nieve (una constante durante este invierno) y otros como Fiñana, según señala su alcalde, Alfredo Valdivia, "se quedó a escasos cien metros del núcleo urbano".

Un hecho que provocó que la circulación fuese durante todo el día de ayer irregular en las carreteras A-1178 y AL-4404 a su paso por Gérgal en varios puntos kilométricos en ambos sentidos y que se hiciese preciso la instalación de cadenas para la circulación de vehículos.

Las temperaturas también han registrado un ligero descenso con la llegada de este temporal de lluvia que mantuvo ayer a la provincia en alerta amarilla según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). La tónica para hoy es que la mayoría de la provincia superará los 15 grados de máxima exceptuando la comarca de Los Vélez donde no superaron los diez y las mínimas serán todas positivas y cercanas a los dos dígitos excepto, nuevamente, en la comarca velezana en la que los termómetros coquetearán con el dígito negativo.

En cuanto a la previsión para hoy miércoles, se esperan cielos con nubosidad variable, mas abundante por la tarde en la zona del Almanzora y Los Vélez, con posibilidad de precipitaciones débiles o moderadas en las sierras y de nieve por encima de los 1.400 metros.

Unas previsiones del AEMET que sitúan para hoy y mañana a la provincia en alerta naranja en la zona del Poniente y de la capital por fuerte vientos con rachas de hasta 70 kilómetros por hora por lo que se aconseja precaución para los conductores que transiten las vías de comunicación de las citadas zonas y, en general, el uso del paraguas, que hasta mañana se va a hacer imprescindible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios