500 piezas para un puzzle infantil por la educación de calidad

  • Más de 500 escolares montaron un puzzle gigante en el Mirador de la Rambla para reivindicar una educación universal y de calidad para todas las personas del mundo

"Bienvenidos al acto central de la Semana Mundial de la Educación. Durante estos días nos hemos puesto en marcha millones de personas de todo el mundo para recordar lo que firmaron en el año 2.000 los dirigentes políticos de los países más importantes. Se llamaba Los objetivos del Milenio, entre los cuales está el de lograr una educación para todos en el año 2.015". Estas fueron las palabras con las que una alumna de bachillerato cortó ayer el lazo de salida de las jornadas en manifiesto por la educación universal.

Alrededor de 500 escolares montaron un puzzle gigante durante la mañana de ayer en el Mirador de la Rambla para reivindicar el cumplimiento que manifestó la ONU durante la firma de Los Objetivos del Milenio, firmados en el año 2000, donde propusieron acabar de una vez por todas con los problemas educativos que sufren actualmente en el mundo los más de 700 millones de niños y las 12.000 personas mayores analfabetas.

Bajo el lema Superemos la exclusión, calidad en la educación. ¡Pon tu pieza!, todas cuentan los estudiantes de los colegios Nuestra Señora de Fátima, IES Sol de Portocarrero, Ángel Suquía, La Safa y Compañía de María, se vistieron de colores para reclamar una educación universal y de calidad para todos los niños y mayores del planeta.

"Son pobres, no pueden estudiar porque tienen que trabajar para comer, como trabajan no pueden ir al colegio y no crecen ni pueden recibir una formación", admitió Covadonga Caro, responsable de la actividad.

Cada color reflejaba una necesidad. La pobreza, el conflicto bélico, los huérfanos y las minorías étnicas se entrelazaron para denunciar una situación insostenible.

En concreto, La Campaña Mundial por la Educación ha sido organizada por las ONGs Entreculturas y Ayuda en Acción. Una iniciativa simbólica que puso de manifiesto el esfuerzo que deben realizar los gobiernos y la comunidad internacional de cara a cumplir los compromisos establecidos.

Una vez acabados los puzzles, los alumnos se aglomeraron en la parte central del Mirador. "Lo que acabamos de construir simboliza que todo el mundo puede colocar su pieza y que, unida a la del resto de personas, se hará posible una educación de calidad para todos aquellos que no poseen este derecho. ¡Unamos nuestra pieza al gran puzzle, demostremos que Almería no está dormida!", concluyeron los alumnos.

La iniciativa estuvo marcada en todo momento por las indicaciones de un grupo formado por siete animadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios