La planta 'maldita'

  • Mientras que la primera y el sótano son un reclamo, los negocios que comienzan en la segunda terminan desapareciendo · Muchos ciudadanos acuden al mercado

Sin duda, una tradición. Los mercados de abastos acompañan a las ciudades desde tiempos inmemorables. Siempre se han caracterizado por la venta de productos de primera calidad. Son muchas las personas que hoy en día, y frente a la competencia impuesta por las grandes superficies comerciales, sigue acudiendo al Mercado de Abastos a adquirir productos frescos. En El Ejido los mercados de abastos son una auténtica seña de identidad. Son cinco, los también conocidos como "plazas" que discurren por el municipio. Concretamente, en Santo Domingo, Las Norias, Balerma, Santa María del Águila, y como no, en El Ejido.

Todos cubiertos prácticamente al cien por cien. Éste último, el Mercado Central de El Ejido, que se sometía hace unos años a una remodelación total, que obligó a los comerciantes a reubicarse en un emplazamiento provisional hasta la finalización de las obras, que se prolongaron más de lo previsto en principio, cuenta con 33 puestos de venta directa, que discurren en tres plantas, y entre los que destacan los tradicionales espacios destinados a las carnes, pescados, frutas y hortalizas, así como las nuevas opciones de venta, entre los que resaltan mercería, comidas para llevar, droguería y perfumería, floristería o incluso, herbolario y productos delicatessen.

Aunque está cubierto prácticamente al cien por cien, es cierto, que a día de hoy no todos los establecimientos se encuentran funcionando a pleno rendimiento y es que "hay alguna plaza vacía que la gente no la solicita", afirmaba el concejal de Servicios Públicos del Ayuntamiento de El Ejido, Ángel Escobar.

En esta línea resaltaba que "mientras en la primera y tercera planta hay muchísima demanda y ningún puesto vacante, la segunda planta sí tiene vacantes". Según explicaba el edil esta segunda planta ha sido "muy conflictiva". Y es que aunque se han ido implantando en ella muchos negocios, y "de todo tipo, desde floristería, charcutería, o panadería, entre otros, al final no acaban de tener "tirón". Aunque sí es cierto que ésta planta sigue teniendo bastantes peticiones, pero son negocios que se van vaciando pronto, de ahí que en esa planta haya puestos vacantes".

Y es que, tal y como argumentaba Escobar, "al final se dan de baja porque el público termina por no subir y se limita a ir a la planta del pescado, la carne, la fruta y verdura".

Asimismo, hay que tener en cuenta que dada la actual coyuntura económica la gente está menos interesada en abrir un negocio y tampoco tienen recursos económicos para montar uno, y que la clientela ha disminuido, si tenemos en cuenta que en la actualidad la gente más joven se decanta más por hacer sus compras en los supermercados antes que en los tradicionales mercados de abastos, que siguen siendo un reclamo, pero en su mayoría, para la clientela de "toda la vida".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios