El regreso de los 60, cortesía de la tienda verde de 'Chío'

  • Rocío abrió un negocio hippie el pasado día 25 de febrero y cada vez acuden más clientes que reclaman sus artículosChío es una gran aficionada a hacer collares y pulseras. Es una artista porque aunque muchos de sus artículos provengan de fuera siempre saca tiempo para elaborarlos. /JRB

El fenómeno hippie fue el movimiento juvenil más representativo de los años 60. Un colectivo que siempre se caracterizó por fusionar prendas de diferentes culturas como la africana, la india o de America latina. Han transcurrido muchos años desde que aparecieron por primera vez - en el año 1967- y todavía existen numerosas personas que eligen sus sedas, pañuelos, sandalias, pantalones y faldas como vestuario habitual para salir a la calle.

El pasado 25 de febrero Rocío Ramón Fuentes, a quien sus amigas conocen por Chío, decidió abrir una tienda hippie en la Rambla Alfareros número 10. Tiene 25 años y ya se ha lanzado sola a la aventura de levantar un negocio. "La tienda se llama Trapero porque mi madre siempre me ha dicho que visto con trapos. En realidad estos trapos, como dice, forman parte de una cultura y siempre me he sentido muy cómoda con ellos", cuenta, con un gesto sonriente.

Chío juega con la ventaja de que en Almería existen muy pocas tiendas, por no decir ninguna, que vendan productos similares a los suyos. "Hay puestos en la calle. En San José hay muchos, pero apenas hay tiendas que vendan la ropa que tengo aquí. Todo me lo traen de Barcelona, Madrid, Valencia, Zaragoza y Málaga", explica.

Esta almeriense estuvo esperando durante un año para que la concediesen el permiso para abrir la tienda. "Creo que deberían hacer más ayudas para la gente joven. Anuncian muchos, pero conceden muy pocos y no cumplen con su parte. El mercado está muy mal, por eso me ha sorprendido que a pesar de no haber hecho una buena campaña de publicidad, la tienda ha tenido una buena acogida entre los clientes de la zona; en su mayoría jóvenes.

Pasan los días y la tienda hippie de Chío cada vez recibe más visitas. "Lo que más vendo son bolsos, pantalones e incienso. También tengo tambores y pipas de fumar", subraya, mientras enseña una cajita con un grabado del símbolode la Paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios