SERÓN

Dos tesoros de estirpe verde

  • El Ayuntamiento aprueba solicitar a la Junta la declaración de Monumento Natural para las encinas milenarias ubicadas en la Sierra de los Filabres Una es el mayor árbol de Andalucía

El último pleno del ayuntamiento de Serón aprobaba por unanimidad de los 11 concejales que componen la corporación municipal, la solicitud a la Junta de Andalucía de declaración de Monumento Natural para dos encinas milenarias ubicada en la Sierra de Los Filabres en el término municipal de la localidad; la carrasca de La Poza del Marchal del Abogado y la encina de la Peana del Serval. Estos dos árboles, catalogados como singulares por la administración andaluza poseen cualidades y características que han llevado al consistorio a solicitar este distintivo que ayudará a su protección, publicidad, señalización y cuidado.

Hace pocos años, los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente ya catalogaban la encina de la Peana del Serval como 'el mayor árbol' de la comunidad autónoma. Se trata de una encina de unos 16 metros de circunferencia de base y unos 25 de altura, situada en el valle de La Loma, que discurre paralelo a la carretera local que une la localidad seronense con el antiguo poblado minero de Las Menas, (en la ladera norte de la Sierra de los Filabres). La catalogación de esta encina se realizaba dentro de la campaña de campo para elaborar el catálogo de árboles singulares de la provincia de Almería correspondientes a las provincias andaluzas. Aunque otras especies arbóreas ganan más altura que la encina, este ejemplar es considerado, según los técnicos de la Junta, el de mayor porte y uno de los de mayor antigüedad de todos los catalogados hasta la fecha en la comunidad autónoma.

Para el ayuntamiento de Serón y según se aprobaba en el pleno de pasado 2 de junio, los valores que justifican la propuesta para la solicitud como Monumento Natural son su singularidad y belleza (que se debe a su gran porte), su antigüedad, un buen estado de conservación; a parte del reconocimiento social y su representatividad como hito paisajístico dentro de la Sierra de los Filabres. «Se trata de un ejemplar de gran monumentalidad, representativo de la fauna autóctona de esta zona de la Sierra de los Filabres y con gran reconocimiento entre la población de la zona», argumenta la petición del consistorio.

La encina de la Peana se localiza en una ladera de orientación oeste y con gran pendiente junto a otras encinas dispersas, de menor porte y antigüedad. En las proximidades sobreviven otros ejemplares centenarios de esta especie como la carrasca de La Poza o la encina de Las Trébedes.

En cuanto a la carrasca de La Poza del Marchal del Abogado, se trata de un ejemplar singular en el que destaca su robustez. La belleza de este ejemplar se realza con varios árboles de gran porte, como un gran álamo blanco, algún pino carrasco y varios sauces e higueras, además de un gran chopo, que generan un equilibrado conjunto.

"Los valores que hacen merecedor a este árbol del título de Monumento Natural son su gran porte, la enorme superficie que ocupa su copa, su antigüedad, y su reconocimiento social por los habitantes de este paraje, para los que representa un símbolo puesto que la vida comunitaria de la barriada se realizaba en torno a este gran árbol", aporta el ayuntamiento. Esta encina se encuentra en la barriada de El Marchal del Abogado, que es una cortijada situada junto al barranco del Manzano en la Sierra de los Filabres. Esta encina se encuentra situada en el centro de la pedanía lo que representa un hito para la barriada y sus habitantes. El tronco tiene un diámetro notable, mide más de 5 metros a 80 centímetros de la base. Sobre esta altura se forma la cruz, diferenciándose tres ramas principales que se abren originando una amplia copa de ramaje muy enmarañado hacia el exterior, pero más despejada en la zona central.

Dicha fronda se proyecta sobre más de 400 metros cuadrados dando una gran sombra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios