El viento convierte a Roquetas en un municipio inseguro

  • Una mujer sufrió en abril la rotura de un brazo al caerle encima una tapa al tirar la basura · La inmundicia de los contenedores sin sujeción ha acabado esparcida

El fuerte viento volvió a tirar en las últimas horas a la carretera la basura que llenaba los contenedores que meses atrás provocaron una grave lesión en un brazo a una mujer, que al ir a depositar las bolsas con residuos sufrió un golpe con la tapa debido al vendaval y al mal estado de los depósitos, a los que fallan los frenos de las ruedas. Se da la circunstancia que en el nuevo caso, al volcar estos grandes envases municipales circulaba una joven por las proximidades, si bien esta vez no sufrió daños personales.

Después los médicos decidieron que sus lesiones en el brazo precisaban una intervención quirúrgica, "porque el cúbito (antebrazo) se me metió en la misma muñeca del golpe tan fuerte que recibí. La operación consistió en tirarme de los dedos y del brazo y sacarme todo el hueso que se me había incrustado en la muñeca. Luego me pusieron dos agujas".

Después de su paso por los servicios médicos la vecina acudió a Urbaser, la empresa concesionaria del servicio de limpieza urbana, donde le informaron que existe para estos casos un gabinete jurídico y un seguro, "y que era la primera persona física a la que le sucede algo así en Roquetas, porque en días de viento ha habido accidentes con coches ya que muchas veces los contenedores han salido a la carretera, pero que no le había pasado a ninguna persona todavía".

Urbaser le solicitó que llevara toda la documentación posible sobre el accidente. También acudió al ayuntamiento para dar a conocer los hechos y poner una reclamación puesto que la interesada pudo comprobar que las dos ruedas de la parte del pedal del contenedor estaban rotas. Se le hicieron fotografías a los contenedores donde se comprobó que los pequeños rodillos que tienen estaban inservibles. "Luego la vecina que vive frente a estos contenedores me dijo que el mismo que tiene las ruedas rotas se está cayendo cada dos por tres y como ella vive allí cada vez que oye el ruido se asoma y lo ve".

Ahora el accidente ha estado a punto de repetirse por el fuerte viento reinante, esparciéndose de nuevo la basura por la calle debido al mal estado de los envases, por lo que la interesada solicita el cambio urgente de los contenedores para evitar nuevos accidentes y que se responda a la reclamación que presentó ante las lesiones producidas en el incidente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios