Una villa almeriense en tiempos del Quijote (5)

Época de fracaso de héroes, de fin de la utopía, de sueños frustrados y al final el despertar amargo: el 8 de febrero de 1617 los alcaldes y regidores de Berja exponen que "los vecinos pobres desta villa padezen necesidad", y, el 18 de diciembre de 1622 "la neçesidad que ay en esta villa de pan y la gente perese".

El mundo rural del Quijote refleja a escala de Castilla la Nueva la complejidad de la sociedad española.

La unidad en la persona real y en la fe católica, convivía con la variedad estamental, y, aún hablando de cristianos viejos, se daba la dicotomía entre linajes e individuos, que a cada paso rememora Don Quijote, así como también las diferencias abismales entre ricos y pobres: en el cabildo virgitano del 11 de agosto de 1622 se expone: algunos vecinos se niegan a pagar lo que se les ha asignado por ser "hijosdalgo y otras personas ser clérigos y los escuderos desta conpañía no lo quieren pagar"; y, pocos días después, el 25 del mismo mes, que ciertos "nombramientos o depósitos de los efectos reales", no son aceptados por los designados alegando, entre otras cosas, ser hidalgos.

En el cabildo del 2 de abril de 1625 se acuerda que Alonso Muñoz de Ávila, en Madrid, "gane çédula o probisión de su Magestad, para que no puedan ser ofiçiales deste concejo, alcaldes y regidores, aquellas personas que no tubieren quatroçientos ducados de haçienda en rayses y casas y otras heredades, atento a que conbiene los tales oficiales sean haçendados, para poder pagar los delitos que cometieren y otros ynconvenientes".

En el cabildo del 30 de enero de 1627 se expone que el pleito, contra la reimplantación de la "mitad de oficios", se hacía "en vtilidad de los pobres... siendo como es tan dañoso a la república el aber el dicho estado".

Casos como los anteriores ponen de manifiesto la dualidad y contradicción del tiempo del Quijote, apreciándose que se impone tanto el patronazgo político y la nueva cultura del beneficiario enriquecido por determinadas circunstancias y coyunturas, como la oposición entre el engolamiento de los roles sociales y la pobreza de las identidades personales, entre el parecer y la realidad humana, el ser.

Este último aspecto es traspolable a otros acontecimientos referentes a las fiestas en honor de la Virgen de Gádor, la Candelaria, San Tesifón, la celebración de juegos de cañas, y los apuros que pasa el concejo para sufragar los gastos generados.

1610, marzo, 6. Berja

Ante Luis de Velasco, alcalde ordinario por el estado de hijosdalgo, Melchor Mexías, alcalde ordinario por el estado de hombres llanos, Luis Hernández Ibarguen, regidor por el estado de hijosdalgo, Francisco Hernández de la Chica, regidor por el estado de hombres llanos, y Alonso de Sandoval, regidor por el estado de hombres llanos, Francisco de Enciso "hiço el juramento, en forma de derecho, con la solenidad acostunbrada. Y, ansí fecho, el dicho conçejo, le admitió a el vso y ejercicio del dicho ofiçio, como su Magestad lo manda y le dieron la posesyón del dicho ofiçio, y mandaron se siente en el Libro del Cabildo desta uilla".

1610, marzo, 31. Berja

"Toda esta villa y conçejo tiene fecho boto de folgar y solenizar la fiesta de Señor San Tesifón, con luminarias, inbenciones, y bíspera, y misa y procesión".

Acordaron que "la dicha fiesta se faga con la mayor solenidad y regozijo que ser pueda, conforme a la disposición y posible deste conçejo".

Los gastos se cargarán a los fondos de propios.

Se trató que Rodrigo de Villavicencio, inquisidor de la ciudad de Granada, "está en bisita en esta villa de Berja, y, el día que bino, por acuerdo bocal deste conçejo, se le hizo recibimiento y gasto de comida y de otras cosas questa villa tiene obligación", pagándose de los propios.

Los 220 reales "en que se bendió la yerba del cerro de la Villa Bieja, se pongan en poder del mayordomo de propios del conçejo desta villa, para que de allí se destribuyan en lo que conbenga".

1610, mayo, 13. Berja

Luis de Velasco, alcalde ordinario por el estado de hijosdalgo, Melchor Mexías, alcalde ordinario por el estado de hombres llanos, Luis Hernández Ibarguen, regidor por el estado de hijosdalgo, Francisco Hernández de la Chica, regidor por el estado de hombres llanos, Alonso de Sandoval, regidor por el estado de hombre llanos, y Francisco de Enciso, regidor perpetuo:

"Trataron y platicaron que, a cavsa de no juntarse a conçejo ordinario, para tratar las cosas tocantes al serbiçio de su Magestad y bien común desta villa, se siguen grandes ynconbenientes.

Y, para el remedio de lo qual, acordaron que se junten a conçejo dos bezes en cada semana, que la vna sea el miércoles por la mañana, y la otra el sábado por la mañana".

1610, mayo, 24. Berja

Los propios de la villa tienen unas casas en la plaza, ocupadas por el pósito, debido a que este ya cuenta con edificio, se arrendarán.

1610, junio, 22. Berja

"Acordaron se conpren dos libros de vna mano de papel, para que se traslade el Libro del Agua desta villa, questá roto".

1610, julio, 26. Berja

Los deudores de trigo al pósito deben reintegrarlo, al precio de 18 reales la fanega.

Los alcaldes y regidores acuerdan que los vecinos, al salir de misa el próximo día de Santa Ana, se reúnan en concejo abierto y manifiesten su opinión al respecto.

1610, octubre, 17. Berja

Se expone que la madera adquirida, por acuerdo de los alcaldes y regidores anteriores, para la construcción del pósito, no tiene las condiciones necesarias, al ser fina y mal configurada.

Acordaron la venta de la citada madera, rematándose en el "mayor ponedor", y que el dinero resultante de la operación se ingrese en los fondos del pósito.

1610, noviembre, 22. Berja

"El pósito desta villa, que se haze nuebo, ...las paredes con el agua se maltratan". "Por los offiçiales pasados", se acordó comprar madera "para cubrirlo, y, si se buelbe a vender, se pierde mucho, y no se puede poner sin madres".

Se consulta con el albañil Alonso de Vargas, las actuaciones más convenientes. Debe aprovecharse la madera existente y cubrir el edificio, para lo cual es necesario comprar "madres".

La reanudación de las obras "se pregone, y se dé a el que más baxa hiziere, y se remate y haga como se dize ...animándole a los maestros del país".

El proceso constructivo será supervisado por Luis de Velasco, alcalde, "que tiene comisión para ello".

1610, diciembre, 22. Berja

"Se azerca el tienpo de elexir offiçiales de alcaldes y rexidores en esta villa, para el año que biene, y ay muchos que pretenden ser offiçiales del estado de hijosdalgo.

Acordaron, que don Luis de Velasco, alcalde del dicho estado, vaya a la villa de Vxíxar, y requiera a el licenciado Pedro de Fonseca, alcalde mayor destas Alpuxarras, tome la bara y vse su offiçio de alcalde mayor y se halle y haga las eleciones.

Y, si no lo hiziere, pueda acudir a la ciudad de Granada y que recurse del susodicho, por no querer vsar su offiçio estando en la villa de Vxíxar".

(Archivo Municipal de Berja, Libro del Cabildo de la Villa, 1599-1627)

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios