Las 'x' del Gobierno se despejan

  • Fernández, en Empleo, se suma a la continuidad de Zarrías, Vallejo, Griñán y Montero · Rosa Torres pasaría a Turismo y dejaría Cultura a Teresa Jiménez

Comentarios 5

La decisión final del presidente Chaves se dará a conocer el sábado, pero las incógnitas sobre la composición del nuevo Gobierno andaluz comienzan a despejarse. Como era sabido, el equilibrio territorial en la designación de los consejeros será un factor determinante en el diseño de la cúpula de la Junta de Andalucía. Los aparatos provinciales del partido juegan su papel y quieren superar o al menos mantener su cuota de poder.

Ante el silencio de la dirección regional del PSOE, diversas fuentes consultadas por esta redacción aseguran que la provincia de Jaén será de nuevo la que cuente con mayor presencia en el futuro Consejo de Gobierno.

A la continuidad confirmada de Gaspar Zarrías al frente de la Consejería de la Presidencia, se asegura la de Francisco Vallejo, aunque puede variar de ramo y abandonar Innovación, Ciencia y Empresa -departamento creado en Andalucía en 2004 que ha imitado Rodríguez Zapatero para su nuevo Gobierno-. Las mismas fuentes no se pronuncian sobre la continuidad de Micaela Navarro en Igualdad y Bienestar Social, porque una tercera plaza de Jaén se reserva a Mar Moreno. ¿Sería posible una cuarta? Educación o la nueva Consejería de Vivienda podrían ser el destino de Moreno, que solicitó a Chaves su relevo en la Presidencia del Parlamento.

Las competencias de vivienda y de ordenación del territorio se desgajan de Obras Públicas. La coordinación necesaria para evitar bicefalias entre ambos departamentos hace pensar a Chaves en la continuidad del consejero en funciones, Luis García Garrido, sustituto de una de las personas de confianza del presidente, la ex consejera Concepción Gutiérrez, que decidió tomar rumbo al Congreso de los Diputados.

García Garrido se incorporaría en la cuota gaditana a Antonio Fernández, al que las personas consultadas avalan su gestión en la crisis de Delphi para auparlo de nuevo a la Consejería de Empleo.

La dirección provincial de Sevilla -la agrupación que mejores resultados da al PSOE, porcentualmente, en toda España- reclama su cuota de poder. Seguirá en Salud María Jesús Montero, con el apoyo de la dirección. Situación distinta se avecina para la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, situada en un sector distinto del de la mayoría provincial que lidera José Antonio Viera. El propio Viera, descartado que opte de nuevo al Gobierno sabida la negativa de Chaves a que se compaginen secretarías provinciales del partido con cargos en el Ejecutivo, se reunirá con Chaves antes de que dé a conocer la lista de consejeros, según ha podido saber esta redacción, "para que se visualice quién manda" en la dirección sevillana.

Quien debería dejar sus responsabilidades orgánicas seríael secretario general del PSOE en Almería, Martín Soler. Suena en Agricultura y Pesca.

La provincia de Málaga aspira a recuperar Turismo, a la que consideran seña de identidad, tras la sustitución de Paulino Plata en la frustada operación de alcanzar la Alcaldía de Marbella. Chaves colocaría a Rosa Torres en este departamento y evitaría las suspicacias por la capitalidad cultural con la desginación en Cultura de la delegada de la Junta en Granada, Teresa Jiménez.

Más incierta es la presencia de otra granadina, la actual consejera de Justicia y Administración Pública, María José López. El propio Chaves tiene entre sus retos una reforma de la Justicia, como él mismo ha comprometido en su debate de investidura.

Aguardan hasta el sábado las incógnitas de la presencia onubense, quizá Isaías Pérez Saldaña, Cinta Castillo o Mario Jiménez; quién relevará en Medio Ambiente a Fuensanta Coves, con la posibilidad del viceconsejero Juan Espada, o si algún cordobés acompañará en el Ejecutivo a José Antonio Griñán en Economía y Hacienda. Y por si fuera poco, Chaves es amigo de las sorpresas de última hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios