Innovación refuerza los requisitos para las ayudas a los autónomos a las que destinará 67 millones

  • La crisis y el desbarajuste del anterior programa obligan a rediseñar los incentivos

La crisis y el desbarajuste administrativo que supuso el programa Plan Más Autónomo, activado por la Consejería de Empleo en 2007 y que se vio desbordado por una avalancha de solicitudes por el efecto llamada en una etapa de vacas gordas, ha obligado a la Junta a rediseñar sus ayudas a este colectivo. El Consejo de Gobierno aprobó ayer la nueva orden de incentivos, redactada por la Consejería de Innovación -asumió esta tarea la primavera de 2008-, que intensifica el apoyo en dos vertientes: la consolidación del negocio a los autónomos ya existentes y apoyo a los nuevos que se dediquen a actividades que generen un valor añadido, estén vinculados a sectores emergentes, impulsen iniciativas que creen empleo e incorporen a parados de larga duración o personas en riesgo de exclusión.

Con este cambio, la manga ancha que suponía el Plan Más Autónomo, por el que se daban ayudas directas de entre 6.000 a 9.000 euros para el inicio de proyectos de autoempleo a menores de 35 años, mujeres y grupos de exclusión social, se acaba. Ahora se elimina la restricción de edad, pero se da prioridad a los profesionales con un alto grado competitivo y de conocimiento, ligados a servicios avanzados de innovación y tecnológicos, aunque eso no entrañe que se ignore a los sectores tradicionales como el comercio, el transporte o la atención personal.

La Junta, que con el Plan Más Autónomo invirtió 156 millones para dar respuesta a los 22.000 expedientes que se registraron, destinará en este ejercicio 67 millones.

Los incentivos serán de entre 3.000 y 14.000 euros para gastos de constitución en la modalidad de creación y 10.000 para consolidación y modernización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios