Vertido de boliden

La Junta niega deficiencias en la regeneración del Guadiamar

  • Representantes de la Junta de Andalucía han enfatizado que la limpieza y reindustrialización de esta zona ha sido modélica.

Comentarios 1

Representantes de la Junta de Andalucía han negado hoy que el río Guadiamar, contaminado por la riada tóxica de la mina de Aznalcóllar (Sevilla) hace ahora diez años, siga sufriendo vertidos contaminantes y han enfatizado que la limpieza y reindustrialización de esta zona ha sido modélica.

La directora general de la Red de Espacios Naturales y Protegidos de Andalucía, Rosario Pintos, y el delegado en Sevilla de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Álvaro, han visitado hoy con periodistas la zona afectada por la que se consideró como la mayor catástrofe ecológica de España, y que sufrió un vertido de 6 millones de metros cúbicos de lodos tóxicos y aguas ácidas.

Pintos ha explicado la vasta labor realizada en la última década para limpiar las más de 6.000 hectáreas del río Guadiamar que quedaron contaminadas por la riada tóxica de abril de 1998 y para renegar esta zona y convertirla en un pasillo ecológico que conecta la Sierra Norte de Sevilla con las marismas del Guadalquivir.

El denominado Corredor Verde del Guadiamar fue el primer paisaje protegido declarado por la Junta de Andalucía, en abril de 2003, y alberga en la actualidad más especies vegetales y animales que antes de producirse el vertido, según ha explicado Pintos, quien ha enfatizado que la zona se encuentra hoy "mucho mejor" que antes del vertido, desde el punto de vista de la biodiversidad.

En el Guadiamar se han certificado en la actualidad la existencia de 103 especies de nematodos, una recuperación de insectos, pese a que la retirada de los lodos tóxicos conllevó una pérdida del suelo y la actividad de ocho especies de anfibios.

La fauna piscícola está representada por diecinueve especies, de las que trece son nativas y nueve se reproducen con normalidad en la zona afectada del río, y se constata también una riqueza de especies "inesperadamente alta".

De aves se han censado 144 especies en el cauce del Guadiamar, zona de gran importancia para la migración de aves.

Pintos ha negado que esta zona sufra vertidos por un mal sellado de la balsa minera accidentada en 1998 -sobre la que se mantienen bombeos de aguas pluviales y analíticas diarias- aunque ha matizado que, como en toda zona minera explotada durante siglos, sí recoge los arrastres de mineral oxidado por la lluvia.

Francisco Álvaro Julio ha señalado, por su parte, que las acusaciones de los ecologistas de que la balsa siniestrada sigue vertiendo aguas contaminadas al río Agrio, afluente del Guadiamar, se explican "porque no tienen todos los datos; no quiero pensar que hay otro tipo de interés".

"No se está vertiendo ninguna agua al Agrio que no se haya depurado y que no cumpla las condiciones establecidas por Medio Ambiente y por la Confederación Hidrográfica" del Guadalquivir, ha añadido.

Julio ha recordado que, además de regenerar el cauce afectado por la riada tóxica y convertirlo en un pasillo ecológico, la Junta de Andalucía asumió también la tarea de descontaminar y desmantelar las instalaciones mineras de Boliden y algunas de las escombreras más contaminantes, y de reindustrializar la zona, proyectos en los que ha invertido hasta la fecha unos 62 millones de euros.

Ha explicado sobre el terreno que un tercio de la balsa siniestrada, una vez sellada, y algunas escombreras, se reutilizan como plataforma de huertos solares fotovoltáicos que, una vez finalizados generarán 17 megavatios, "en un ejemplo de cómo un suelo improductivo puede reutilizarse para generar energía limpia".

La zona minera de Boliden se reutiliza como sede del Parque de Actividades Medioambientales de Andalucía (PAMA), cuya primera fase, que ocupa 80 hectáreas, está vendida en un 90% y ha creado 500 empleos fijos en estas empresas y otros cien en firmas auxiliares.

La segunda fase del PAMA prevé industrializar otras 50 hectáreas y crear 300 empleos fijos más, según Julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios