Un cura prohíbe a una familia ir a su misa por el alboroto de sus hijos menores

  • El sacerdote, de la orden de los franciscanos, les negará la entrada si vuelven

Comentarios 8

Primero el sacerdote interrumpió la misa que celebraba el domingo en la iglesia de San Francisco de Granada y reprochó a los padres el ruido que, a su juicio, hacían sus dos hijos , de cuatro años y nueve meses. Después del oficio, el cura fue aún más contundente. "Nos dijo que en esas circunstancias nos prohibía terminantemente ir a su misa y que si volvíamos a asistir, no sólo volvería a echarnos, sino que nos denunciaría al obispado", señaló David Cara, que ayer intentó sin éxito conseguir una disculpa de parte del prior de la orden franciscana. El arzobispo de Granada, por su lado, al que también contó lo sucedido, asegura que al ser un templo regido por una orden escapa a su juridiscción eclesiástica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios