Deportivo alavés | poli ejido · la crónica

El Poli Ejido queda tocado y hundido

  • Reincidente El equipo repitió los errores de Tenerife y desperdició un resultado que fue favorable durante buena parte del partido Impotencia El plantel salió muy tocado tras dejar escapar su enésima oportunidad de acercarse a la salvación

Comentarios 0

El Polideportivo Ejido volvió a dejar escapar ayer su enésima oportunidad de subirse al tren de la salvación en el estadio de Mendizorroza. Los celestes hicieron lo más difícil, adelantarse en el marcador ante el Deportivo Alavés, pero volvieron a demostrar que no son capaces de mantener un resultado favorable aunque les vaya la salvación en ello.

De todos modos, lo cierto es que el Deportivo Alavés salió lanzado, con una primera ocasión de gol en el minuto 2 para Chema Mena, quien lanzó un remate raso y el meta visitante Bello Serans detuvo el esférico en el suelo con algunas dificultades.

Se rehizo el Poli Ejido y niveló el encuentro, aunque poco después los hombres del técnico gallego Fernando Castro Santos tuvieron que replegarse para proteger a su portero Bello Serans del deslavazado acoso local.

Sin embargo, cuando más claro era el dominio del Alavés, los celestes se adelantaron en el marcador en una acción a balón parado. Tras el saque de una falta desde la parte derecha a cargo de Juan Díaz, Fernando Usero consiguió adelantarse a los centrales vitorianos y estableció de cabeza el 0-1 tras un gran error defensivo del cuadro albiazul, corría el minuto 18.

De este modo, el Poli había conseguido lo más difícil, ponerse por delante en el marcador. Y, además, lo había conseguido sin haber realizado excesivos méritos para ellos.

Sin embargo, el Alavés dejó claro desde bien pronto que no iba a bajar las brazos y, poco después, Sergio Rodríguez recibió un pase del franco-argelino Mehdi Lacen, y conectó un remate desde la frontal que se estrelló en el poste derecho de la portería defendida por el meta del combinado ejidense, Bello Serans. Esta sería, sin duda, la mejor oportunidad de gol para el equipo vitoriano en toda la primera parte.

Por su parte, los celestes intentaban, tímidamente, buscar la sentencia y casi la encuentran en una falta lanzada por Curro Vacas en el minuto 32, que a punto estuvo de suponer el segundo gol para los ejidenses, aunque el meta local, Bernardo, despejó 'in extremis' a córner.

Entretanto, el Alavés seguía haciendo gala, a medida que pasaban los minutos de la primera mitad, de una total ineficacia y falta de pegada arriba, al igual que ha venido sucediendo en jornadas precedentes.

La entrada en el terreno de juego del delantero asturiano, el debutante Adrián López, por el defensa Javier Tarantino, dio lugar a varios cambios tácticos en el Alavés, con Edu Alonso como defensa derecho, Calderón de lateral zurdo, Chema Mena por la parte derecha del ataque y Sergio Rodríguez por la izquierda del medio campo. Pero, pese a la mencionada reestructuración de hombres y puestos, el equipo de José María Salmerón siguió sin tener llegada arriba hasta el descanso de la confrontación.

Otra vez el meta visitante Bello Serans realizó una gran parada en el minuto 57 del encuentro, tras un duro remate por alto de Chema Mena que llevaba marchamo de gol.

El empuje vitoriano obligó al Poli a retrasar sus líneas a medida que pasaban los minutos de la segunda parte para tratar de asegurar el valioso resultado y con un Alavés impotente a la hora de intentar marcar el gol.

Pero, cuando más difíciles estaban las cosas, el delantero del equipo filial, Igor Martínez, hizo el tanto del empate (1-1) para el Alavés, al rematar de cabeza a las mallas tras un saque de esquina botado por Chema Mena desde la parte derecha, era el minuto 71.

De pronto, el equipo celeste zó empezó a experimentar la misa sensación de Tenerife y los peores presagios se cumplieron. Con el equipo alavesista totalmente lanzado al ataque ante el desfondamiento físico del Poli, llegó el segundo. Tras una excelente jugada del debutante Adrián, que disparó duro de izquierda, rechazó en corto el portero visitante Bello Serans y Chema Mena no perdonó a nueve minutos para el final.

Y, desde ese momento, el Poli se dedicó a agonizar en un estadio de Mendizorroza que respiraba viendo como su equipo conseguía un triunfo balsámico.

Al final, nueva derrota para un equipo ejidense que se descuelga en el farolillo rojo y que ve la salvación cada vez más lejos.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios