Fiestas en laujar Actos religiosos

El fervor de los fieles arropa a la patrona en su día grande

  • La Virgen de la Salud será llevada esta noche en procesión desde la iglesia hasta su ermita, donde descansa durante el año

Despedir unas fiestas patronales como es debido no es una tarea fácil. Son de los momentos más esperados a lo largo del año en una localidad y mantienen en vilo a todos su vecinos. Pero en Laujar de Andarax los festejos son clausurados de la manera más idónea. Hoy es el día grande de su patrona, la Virgen de la Salud, y esta jornada es la encargada de poner el broche de oro a los cuatro días de celebraciones que el municipio ha acogido con gran intensidad. Ésta es sin duda una de las jornadas más importantes que los laujareños viven a lo largo del año. Además, estos festejos marcan el inicio de la época de vendimia.

Tanto la Virgen como el Santo Cristo de la Penas cuentan en sus filas con decenas de fieles, unos residentes y originarios de la tierra y otros que se acercan hasta el pequeño municipio para poder rendirles en esta marcada jornada un cálido y emotivo homenaje. Los actos religiosos comienzan de la mano de una santa misa que se celebrará en honor a ambos y que comenzará a partir de las 12:00 horas. Para este momento, las dos imágenes estarán vestidas con sus mejores galas, sayo que no se quitarán prácticamente en toda la jornada.

Sin duda esta ceremonia es un pequeño ejemplo de lo que acontecerá una vez caiga la noche en el Medio Andarax. A las 21:00 horas, ambas imágenes saldrán en procesión arropadas de nuevo por sus fieles, quienes lanzan sus plegarias y realizan sus más íntimas confesiones al paso de éstas. El recorrido traslada tanto a la Virgen de la Salud como al Santo Cristo de las Penas desde la iglesia hasta su ermita, donde juntas reposan a lo largo del año esperando el nuevo inicio de las fiestas y recibiendo a sus fieles.

Cuenta la tradición que la virgen se apareció a lomos de una bestia en la primera mitad del siglo XVII al vecino Diego Santaella, quien la dejó en villa para que se le ofreciese culto. Aún así, otros expertos afirman que la aparición se produjo mucho antes, rozando probablemente el principio de siglo.

La talla de la Virgen de la Salud fue colocada en la ermita de San Sebastián y Santa Bárbara y pronto acaparó todas las miradas. En 1691 dos ermitas se instalaron donde se localizaba la vieja con la intención de levantar un nuevo templo, esta vez bajo el nombre de La Salud.

Para culminar la obra iniciada, el cabildo de Laujar fundó la capellanía de la Virgen de la Salud el 20 de julio de 1703. De esta forma, la devoción fue en aumento y a fecha de hoy aún perdura. Son muchos los fieles de la patrona que peregrinan hasta Laujar incluso cuando no es época festiva para ofrecerles sus plegarias y expresarle sus deseos. Ella les escucha y les protege.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios