Un final inesperado

  • El autogol de Riise en la prolongación le da vida al Chelsea frente a un Liverpool que ya festejaba su valiosa ventaja

Liverpool y Chelsea empataron a uno en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones, en un partido en el que el equipo local se mostró superior durante la mayor parte del encuentro, pero un gol en propia puerta en el descuento castigó el exceso de ocasiones desperdiciadas.

Los de Rafa Benítez se adelantaron al filo del descanso y dispusieron de multitud de ocasiones para aumentar la renta frente a un Chelsea que careció de brillantez en ataque y continuidad en su juego. El Liverpool perdonó demasiado y recibió el castigo en el minuto 94, cuando Riise despejó a su propio marco un centro que no revestía mayor peligro.

El Chelsea se mostró superior durante los primeros minutos. Los hombres de Avram Grant no sólo volvieron a exhibir su habitual solvencia defensiva, sino que se desenvolvieron con mayor comodidad en las posiciones más avanzadas. Sin embargo, el Liverpool hizo valer su condición de anfitrión y poco a poco fue ganando presencia sobre el terreno de juego. Fruto de esta nueva situación, los de Benítez comenzaron a mover el balón en busca de algún hueco en la defensa rival.

Tuvo que ser en uno de los escasos despistes de la defensa blue cuando Fernando Torres tuvo en sus botas una ocasión inmejorable para inaugurar el marcador. Sin embargo, el ariete madrileño, que sufrió la dureza de los zagueros rivales, se entretuvo en la definición y su disparo se topó con Cech. En la siguiente ocasión de gol, el Liverpool no perdonaría. Tras una jugada embarullada, Mascherano, en semifallo, logró enviar un pase elevado a la espalda de la defensa contraria y Kuyt, que defendió muy bien su posición, batió por bajo a Cech.

Alentado por el tanto, el Liverpool salió volcado al ataque para sentenciar el partido tras la reanudación. Los reds buscaron un gol que les pusiera de cara la eliminatoria, pero la insistencia de Babel no encontró recompensa. El Chelsea se fue arriba y dispuso de buenas ocasiones. Lampard y Malouda pudieron empatar, pero tuvo que ser Riise, en el descuento, el que colocara el 1-1 final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios