Abengoa exige al Gobierno un mayor compromiso con las energías 'verdes'

  • Felipe Benjumea, presidente de la multinacional andaluza, denuncia ante Rodríguez Zapatero "la presión de quienes defienden las energías fósiles" · El jefe del Ejecutivo recoge el guante y le garantiza su apoyo

Comentarios 7

Felipe Benjumea, presidente de Abengoa, lanzó ayer un SOS al presidente del Gobierno ante lo que considera graves impedimentos al desarrollo de las energías renovables en España. El directivo, que prácticamente nunca interviene en público, mostró así con este excepcional discurso la preocupación de la multinacional sevillana ante los problemas que está teniendo para crecer tanto en el sector termosolar y como en biocombustibles. La compañía es líder mundial en esa primera actividad y actor destacado en la segunda, también a escala global.

Benjumea, que acompañó a José Luis Rodríguez Zapatero durante una visita a la mayor planta termosolar del mundo que Abengoa construye en Sanlúcar la Mayor (Sevilla), no se mordió la lengua: "Sin un mercado donde vender lo que se investiga se está tirando el dinero por la ventana. Necesitamos un marco normativo estable que permita desarrollar el mercado a largo plazo. Pero la presión de quienes defienden las energías fósiles puede distraer al Gobierno en su apoyo a estas energías. Estas presiones nos han llevado a parar nuestra Salamanca y, si no se aumenta el límite de megavatios para termosolar, no se podrán seguir construyendo centrales y el liderazgo de España se quedará en nada".

Benjumea se refirió en esta diatriba a dos problemas. Por un lado, el de la producción y venta de etanol (sustituto de la gasolina) en España, que el Gobierno ha regulado hasta 2010 para que se alcance el objetivo de la UE. Esta meta significa que, en ese año, el 5,75 por ciento de la gasolina y el gasóleo deberán proceder de etanol y biodiésel, respectivamente.

Abengoa entiende que la implantación de los biocarburantes -la firma opera casi exclusivamente en etanol con tres plantas en España- está siendo demasiado lenta, lo que le impide vender la producción en el mercado más cercano, el español. La compañía exporta casi toda su producción, lo que le supone un coste añadido. Este gasto extra se suma a que la materia prima que utiliza para producir etanol en Salamanca es actualmente cereal, cuyo precio se ha doblado en los últimos años.

Benjumea puso énfasis en este caso porque la fábrica lleva más de seis meses parada y porque justo en esta instalación está la primera planta del grupo que está obteniendo etanol de la biomasa a escala comercial. Estos restos vegetales son la materia prima de lo que se conoce como segunda generación en la producción de etanol, que le permitirá sortear las oscilaciones del precio de los cereales. La cuantiosa inversión en I+D y construcción de esta instalación, ahora parada, explican el disgusto de Felipe Benjumea.

Cuestión diferente es el desarrollo de la termosolar. El objetivo del Gobierno es alcanzar los 2.000 megavatios de potencia instalada en España de origen tanto termosolar como fotovoltaico en 2016. Abengoa y el resto de empresas del sector piden elevarla a 8.000 sólo para la termoeléctrica.

Ante todo ello, Rodríguez Zapatero aseguró: "He tomado nota de esas palabras. Estamos decididos a que ningún interés, y los hay muy poderosos, lo digo como presidente del Gobierno, ponga freno, límites o genere equívocos sobre la fortaleza y la capacidad que tienen las energías renovables. Los países ganadores son los que se acercan decididamente a ellas, se alejan del carbono y no se acercan a la nuclear".

Zapatero garantizó mayor apoyo a la I+D en renovables y biomedicina si gana las elecciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios