El Banco de Inglaterra inyecta liquidez al mercado para tratar de frenar la crisis

  • El Banco de Inglaterra canjeará temporalmente bonos del Tesoro por hipotecas bancarias por valor de 60.000 millones de euros

El Banco de Inglaterra ha anunciado una inyección de 60.000 millones de  euros al mercado crediticio, en la mayor medida adoptada por el Reino Unido para restaurar la confianza y aliviar los efectos de la crisis.

El plan del banco central británico consiste en canjear temporalmente bonos del Tesoro por hipotecas bancarias por un valor calculado de 50.000 millones de libras, explicó la institución en un comunicado.

Este plan de rescate será puesto a disposición de los bancos británicos y otras instituciones crediticias afectadas por la crisis hipotecaria de Estados Unidos, que desde hace meses reclaman insistentemente medidas para aliviar la falta de liquidez que han sufrido a raíz de la crisis de crédito.

La meta es estimular los préstamos entre los bancos y facilitar la compra de viviendas, adelantó el ministro británico de Finanzas, Alistair Darling.

De acuerdo con este plan, las entidades bancarias podrán canjear las hipotecas que no logran vender desde la crisis de los créditos inmobiliarios de riesgo ('subprimes') en Estados Unidos por préstamos del Estado, unos bonos considerados muy seguros y que permitirán a los bancos refinanciarse.

La iniciativa busca "aumentar la liquidez en el sistema bancario" y "recuperar la confianza en los mercados financieros", explicó el gobernador del BoE, Mervyn King, en un comunicado.

Los bancos tendrán seis meses a partir de este lunes para solicitar su participación en este mecanismo, indicó el documento, que precisó que el canje será válido durante un año, eventualmente prorrogable hasta tres años, y el monto de los préstamos se elevará a unos 50.000 millones de libras.

El BoE precisó también que sólo aceptará el canje de préstamos inmobiliarios emitidos antes de 2008, que impondrá una comisión a las entidades que se acojan a este plan y que éstas continuarán asumiendo los riesgos de pérdidas asociados con los préstamos que intercambiarán.

Con esta operación, el Banco de Inglaterra pretende que los bancos puedan sanear sus cuentas y volver a otorgar a los hogares nuevos créditos con condiciones favorables.

El ministro de Finanzas, Alistair Darling, que debe anunciar esta medida el lunes por la tarde ante el Parlamento, explicó el domingo que la iniciativa busca "atajar la crisis con el fin de que los bancos puedan poner fondos a disposición del sistema financiero británico".

El banco central "prestará dinero, que deberá ser reembolsado, y utilizará títulos como garantía, pero la idea subyacente es que (el plan) abra el mercado" del crédito, explicó Darling.

Sin embargo, la medida podría ser insuficiente para responder a las demandas del sistema bancario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios