Banesto gana un 47% menos en 2007 por la falta de las plusvalías de Urbis

  • La entidad que preside Ana Patricia Botín obtiene un beneficio de 764,56 millones, gracias al impulso del negocio tradicional

Banesto cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto atribuido de 764,56 millones de euros, lo que supuso un descenso del 47,3 por ciento en relación con el año anterior. De acuerdo con la información remitida ayer por la entidad a la CNMV, ese retroceso obedeció a que los resultados de 2006 incluían los ingresos extraordinarios de la venta de Urbis, que generó unas plusvalías netas de 845 millones. De no haberse dado esas ganancias atípicas en 2006, los resultados de Banesto hubieran repuntado un 26,1 por ciento el año pasado.

Según explicó el banco, los beneficios obtenidos en 2007 fueron fruto del dinamismo comercial y la gestión "activa" del balance y de los diferenciales, factores que resultaron "clave" frente a la fuerte competencia existente en el sector y a las tensiones sufridas por los mercados en el segundo semestre.

Reflejo de ese dinamismo comercial fue la evolución de la inversión crediticia, que avanzó un 20,4 por ciento -gracias, sobre todo, a los créditos al consumo-, hasta los 75.369 millones de euros. Ese aumento vino acompañado de un leve empeoramiento del ratio de morosidad, al colocarse en un 0,47 por ciento -5 centésimas más-. La presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín, subrayó ayer a este respecto que la entidad está preparada para afrontar un repunte de la morosidad en 2008 (dispone de una cobertura contra insolvencias del 329,48 por ciento). En cuanto a los recursos de clientes -de fuera y dentro de balance-, el banco se apuntó un alza del 12,6 por ciento y alcanzó los 95.012 millones.

El positivo comportamiento del negocio tradicional se tradujo en un ascenso del 18,3 por ciento para el margen de intermediación, que se situó en 1.461,1 millones de euros. Por otra parte, el incremento de los ingresos por comisiones y de los resultados por operaciones financieras (10,6 por ciento) propiciaron una subida del 14,5 por ciento en el margen ordinario, que sobrepasó los 2.270 millones. La contención de los gastos -pese a que en 2007 se abrieron 300 oficinas- permitió que el margen de explotación se elevara un 23,3 por ciento y que el ratio de eficiencia mejorara 2,6 puntos, hasta el 36,2 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios