Época dorada para lograr ayudas públicas a la inversión industrial

  • El actual y bien dotado marco de apoyo comunitario 2007-2013, junto a la crisis, crean la mejor coyuntura en dos décadas para que iniciativas viables logren incentivos

Las crisis siempre tienen una cara amable para la empresa, aunque cueste encontrarla. El respaldo público a proyectos de inversión industrial es una de esas facetas que funciona mejor de lo normal en épocas de caída de la economía. Precisamente porque las administraciones tratan aún con más mimo a este tipo de iniciativas para que la recesión no se las trague y sirvan para acelerar la recuperación cuando ésta llegue.

Ésta es la filosofía con la que encaran 2009 en la consultora sevillana IDP, especializada en la gestión de ayudas públicas para grandes proyectos industriales y turísticos desde 1993. Pedro Montero y José Ignacio Carbajosa, propietarios de la firma, son tajantes: "Quien tenga un proyecto viable tiene que saber que ahora es el momento de solicitar ayudas públicas. Estamos en la mejor coyuntura para lograrlas de las dos últimas décadas".

Un ejemplo. "En dos proyectos hoteleros en Huelva presentados en la Consejería de Turismo esperábamos como máximo 75.000 euros para cada uno, y han recibido un apoyo de dos millones de euros en ambos casos", detallan. IDP ha tramitado, entre otras muchas, las ayudas a la inversión de 1.500 millones que Cepsa ejecuta en la refinería de Huelva.

La crisis, además, ha coincidido con otro hecho clave: el bien dotado marco de apoyo comunitario 2007-2013. "Actualmente, a las nuevas ayudas que llegarán de este programa hay que sumar los pagos pendientes del marco 2000-2006, cuyo plazo de abono expira el próximo 30 de abril. Todo ello está generando un clima propicio para la recepción de ayudas", aseguran estos expertos.

Los nuevos proyectos de inversión industrial que se instalen en Andalucía, según la clasificación de la Unión Europea, podrán recibir ayudas públicas vía Ministerio de Economía y Junta de Andalucía que sumen un máximo del 40% del importe de la inversión. Este porcentaje se mantiene hasta final de 2010 y se reducirá al 30% desde entonces y hasta 2013.

En el año 2007, el primero en el que ha estado vigente el nuevo marco, Andalucía ha adelantado a Castilla y León y se ha convertido en la primera región española por número de solicitudes empresariales de incentivos regionales de la UE con 136 (22% del total nacional). En 2006 fueron 177. La memoria del Ministerio de Economía de 2007 (última disponible) recoge que esos proyectos suman 2.900 millones de inversión, un 96% más de la que representaban los de 2006.

Con respecto a los proyectos aprobados, aumentaron un 28% respecto al año anterior hasta 687. De ellos, 120 en Andalucía cuya inversión subvencionable total fue de 1.352 millones (la mayor de España). Los fondos europeos que gestiona Economía cubrieron el 8% de esa cantidad, 108,4 millones. No todos los gastos asociados a un proyecto se pueden incentivar, de ahí el concepto de inversión incentivable.

Pero a este apoyo del Gobierno central se suma el que ofrece cada autonomía. "Todas las administraciones están rebajando las exigencias para respaldar proyectos. Y reduciendo también los plazos de resolución de los expedientes para retenerlos", explican los consultores sevillanos. "Madrid está resolviendo en no más de dos meses desde hace año y medio. Y ése es el plazo que se ha fijado Idea, que también ha hecho un gran esfuerzo para acortar plazos en la nueva orden de incentivos" aprobada a final de 2008. Este nuevo instrumento remodela la tipología de incentivos para adaptarse a las necesidades de las empresas en tiempos de crisis.

Según datos actualizados, Idea está tramitando 1.900 proyectos (el 80% de ellos industriales) que suman 1.500 millones de inversión incentivable y 6.650 empleos. Unos 450, con una presupuesto de 700 millones, tienen ultimada una propuesta de resolución del incentivo. La agencia dependiente de la Consejería de Innovación cubrirá de media el 23% de la inversión, el mismo promedio que en la orden de 2005-2007. Esta es la previsión, porque quizá la coyuntura obligue finalmente a aumentar la intensidad del incentivo por encima de ese porcentaje para retener los proyectos industriales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios