Prisión provisional para el broker de Société Générale

  • La policía francesa interroga a un segundo broker sobre la estafa en la firma. Los investigadores quieren saber si hubo alguna complicidad con el agente responsable de la pérdida de 4.900 millones de euros del banco.

Ya lo advirtió el operador de mercados Jérôme Kerviel hace unas semanas cuando se descubrió la estafa en Société Générale: "No seré el chivo expiatorio de la empresa". Hoy un nuevo actor entró en la escena del fraude bancario más grande de los últimos años. Un operador de Fimat, filial de Société Générale, está siendo interrogado por los investigadores encargados del caso de la estafa al banco francés por el agente de bolsa Jérôme Kerviel, quien a través de operaciones virtuales hizo perder al banco 4.900 millones de euros. La intención del interrogatorio es conocer si Kerviel operó en solitario o hubo alguna complicidad entre diferentes agentes. Por lo pronto, Kerviel esperará esta decisión en prisión, después de que el tribunal de apelación de París convirtiese su libertad vigilada en prisión provisional, por la discrepancia entre sus declaraciones y la realidad. 

La policía sospecha que el operador interrogado estuvo al corriente desde hace meses de los hechos que se le imputan a Kerviel. Esta mañana no se había revelado la identidad del detenido, que estaba en manos de la policía desde ayer cuando se procedió al registro de Fimat, una empresa especializada en la negociación de productos derivados -en los que trabajaba Kerviel-, que justo dos días antes de que se hiciera público el escándalo de Société Générale se había fusionado con la filial equivalente de Calyon. 

El diario francés Le Monde publicaba hace días que este giro de la investigación tiene que ver con la presentación de nuevos elementos para la investigación por parte del banco. Sobre todo se refiere a un mensaje que Kerviel recibió del operador interrogado el pasado 30 de noviembre en el que le decía: "No has hecho nada ilegal sobre la base de la ley".

Un comentario que induce a pensar que conocía las operaciones del operador bursátil del banco, quien llegó a arriesgar unos 50.000 millones de euros de la entidad financiera aparentemente ocultándolo a su jerarquía, y que se tradujo en los citados cerca de 4.900 millones de euros de pérdidas. Fimat ocupaba una posición clave en esas operaciones, ya que por ella habían pasado algunas de sus órdenes.

Las informaciones del interrogatorio de este empleado de Fimat llegaron poco antes de que a primera hora de esta tarde el Tribunal de Apelación de París respaldase a la Fiscalía y ordenase el ingreso en prisión provisional de Kerviel. Según el abogado de Société Générale, Jean Veil, la distancia entre las palabras del broker y la realidad han terminado por decantar esta resolución, que suspende la libertad bajo control judicial anteriormente acordada.

El Ministerio Público consideraba que el joven, acusado desde el pasado 28 de enero por abuso de confianza, falsificación e intromisión en sistemas de datos informáticos, debería ingresar en prisión porque había "riesgos de concertación con eventuales cómplices".  Además, considera que hay que evitar la desaparición de pruebas mientras se descubre "el mecanismo completo del fraude" y si el operador no sacó "un beneficio financiero o personal".

Kerviel aseguraba hace unos días que él aceptaba su parte de responsabilidad en las perdidas pero que no quería convertirse en un chivo expiatorio. El aseguraba que realizó los negocios para enriquecer al banco y que en ningún momento se produjo ningún enriquecimiento personal. 

El banco para el que trabajaba desde 2002 acusa a Kerviel de ser el único culpable de provocar un 'fraude masivo' al haber tomado posiciones no autorizadas en futuros sobre índices europeo. Al deshacer esas posiciones, Société perdió 4.900 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios