El reto de la industria almeriense, crear riqueza cuidando el entorno

  • Este sector genera la décima parte del PIB de la provincia y da empleo a 20.000 personas · Piedra natural, extracción de áridos, cemento, náutica y producción de energía son las principales actividades

La industria española atraviesa en la actualidad una fase de ralentización, en paralelo a la que experimenta el conjunto de la economía nacional e internacional.

La economía mundial ha cerrado 2007 con un crecimiento robusto de alrededor de un 5%, aunque con claros síntomas de desaceleración. Los riesgos e incertidumbres se han multiplicado.

Liquidez, inflación, tipos de interés, endeudamiento, tipos de cambio son algunos de los puntos negros que han moderado las expectativas de crecimiento para 2008, a pesar de que los países emergentes, liderados por China e India, seguirán manteniendo su pujanza.

La zona euro ha crecido de forma más moderada, en torno a un 2,6%, con una inflación al alza y las sombras de la incertidumbre financiera acechando. Éstos son algunos de los datos que maneja la Cámara de Comercio de Almería en su último Boletín de Coyuntura Trimestral, que recoge que la economía española terminó 2007 con un auge del 3,8%, una décima menos que el año anterior, una moderación acorde con la contención del consumo privado y el menor dinamismo de la construcción y el comercio.

La economía almeriense no es una excepción, sobre todo, tras unos años en los que la construcción ha tirado del carro generador del Producto Interior Bruto y el empleo. La industria provincial supone alrededor de la décima parte del PIB y contribuye a dar trabajo a cerca de 20.000 personas, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística.

Las principales actividades industriales de Almería se centran en la obtención y transformación de piedra natural, la industria auxiliar de la agricultura, la extracción de áridos y grava, la producción de cemento, la fabricación de embarcaciones náuticas y la venta de automóviles, además de la creciente implantación de proyectos de energía eólica y solar.

La industria almeriense adolece de la misma problemática que la actividad a escala nacional. Posee un bajo nivel de productividad, lo que afecta directamente a la competitividad, más aún si se tiene en cuenta el grado de dependencia del petróleo como fuente principal de energía y la fortaleza del euro frente al dólar.

La principal actividad industrial de la provincia es la extracción, elaboración y artesanía de la piedra natural, que se concentra en la comarca de Macael, donde se ubican 210 empresas que dan empleo a 5.600 personas en una zona de influencia de 29 municipios, cuya población conjunta asciende a 50.000 habitantes.

La extracción de áridos aglutina a una treintena de firmas, que producen más de ocho millones de toneladas al año y emplean a más de 2.000 personas de forma directa en la provincia.

La náutica almeriense también representa una parte importante de la tarta industrial almeriense, ya que en la provincia se produce la cuarta parte de la fabricación nacional. Este subsector factura más de 40 millones de euros y cuenta con una docena de astilleros, que generan más de 400 puestos de trabajo directos.

La producción de cemento, la venta de vehículos y la industria auxiliar agrícola también suponen subsectores con un importante peso específico en su aportación económica y social. El cemento es un elemento indispensable para el desarrollo de los países, que se emplea en la construcción de hospitales, carreteras, viviendas o escuelas. Los áridos son esenciales para el tratamiento de aguas o la elaboración de componentes electrónicos, aunque la principal aplicación es el hormigón o el asfalto de las carreteras.

La energía constituye uno de los campos de la industria en Almería que más contribuye al medio ambiente, por el aprovechamiento de residuos y por el desarrollo de las energías renovables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios