"Los servicios y la industria nos salvarán de la crisis del ladrillo"

  • Responsable de un ente público que ha formado e insertado a 50.000 personas en el mercado laboral, Villén destaca la creciente demanda de mano de obra cualificada

Nacer profesionalmente en medio de algunos de los mayores conflictos laborales y empresariales de los primeros años de la democracia ha curtido a Fernando Villén y le ha llevado a madurar una visión propia a la hora de analizar la coyuntura económica andaluza en la primera entrevista que concede a un medio de comunicación desde que accedió al cargo en junio de 2003.

Este psicólogo gaditano de 48 años lleva toda su vida laboral vinculado a los instrumentos públicos creados para paliar el impacto, primero, de las reconversiones industriales de la década de los 80 en el sector naval de Cádiz, y, más tarde, a un nuevo ente público (Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, Faffe) que hereda en parte esas funciones. Aunque en un momento histórico en el que las grandes crisis son, afortunadamente, algo excepcional.

"La Faffe, que nace a mediados de 2003, es heredera del antiguo Fondo de Promoción de Empleo creado en 1984 por el Gobierno central y que contó con apoyo de la Comunidad Europea. La amplia infraestructura dependiente de este instrumento en Andalucía llevó a la Junta a solicitar su transferencia una vez que el Estado decidió liquidarlo", explica.

Dependiente de la Consejería de Empleo, Faffe ha formado y ayudado a insertar en el mercado laboral a más de 50.000 personas de todas las edades y sexos en estos cuatro años y medio de funcionamiento. "Además, hemos pasado de ingresar tres millones el primer año a presupuestar 85 para el ejercicio actual. El 20 por ciento procederá de contratos con el sector privado y el resto son subvenciones".

Villén señala que la fundación tiene que buscar su propio espacio en el ámbito privado de la formación para el empleo y avanza que su objetivo es que las ayudas públicas para sus programas de formación se reduzcan hasta el 60 por ciento de la facturación. Actualmente ya ofrece servicios de formación para grandes clientes nacionales como EADS-CASA, Cepsa o Grupo Vips, entre otros.

Inevitable la pregunta, si tal es el interlocutor, sobre los últimos datos del paro cuya tasa ha crecido en Andalucía hasta el 13,9 por ciento en el último año, espoleado por la caída de la actividad inmobiliaria, que contagia al sector constructor. "En Andalucía estamos asistiendo a un proceso de industrialización tremendo que era nuestra asignatura pendiente. Yo creo que esta industria y el sector servicios nos salvarán de la crisis del ladrillo", asegura.

¿Y qué lecciones extrae de la crisis de Delphi, en la que Faffe está volcada para recolocar a los miles de trabajadores afectados? "Fundamentalmente dos: que deslocalizar forma parte de la globalización, pero no puede salir gratis; y que ningún trabajador puede dejar de formarse en toda su carrera, la formación permanente es el primer eslabón de la sociedad del conocimiento".

A este respecto, Villén destaca la creciente adaptación de las compañías andaluzas a la economía global, en la que la calidad es una característica ineludible que las ha llevado a demandar "recursos humanos con una cualificación técnica media o alta, y ahí es donde nosotros hacemos de cordón umbilical entre la empresa y la universidad o la FP".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios