España y Rusia firman hoy un acuerdo de cooperación energética

  • Primera visita oficial del presidente ruso a un país de la UE desde el conflicto del pasado verano con Georgia · Zapatero cree que ha llegado el momento de "entrelazar los intereses" de ambos países

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer que España y Rusia firmarán hoy un acuerdo de cooperación energética para que empresas de ambos países lleven a cabo proyectos de prospección, explotación y transporte de hidrocarburos y de energías renovables.

Zapatero dio a conocer esta medida en presencia del presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, en la clausura del I Foro de la Sociedad Civil hispano-ruso, celebrado en el Museo Reina Sofía de Madrid con motivo de su visita de Estado a España.

El jefe del Ejecutivo considera que ha llegado el momento de "entrelazar los intereses rusos y españoles" para aprovechar el potencial de ambos países en "una economía cada vez más globalizada". El acuerdo que los dos presidentes firmarán en el Palacio de la Moncloa para la colaboración entre compañías españolas y rusas incluye la comercialización de hidrocarburos, la generación de electricidad de origen renovable y fósil no contaminante, así como la mejora de la eficiencia y el uso de tecnologías limpias para el transporte de energía.

La firma de este convenio llega después de que parezca descartarse la entrada de Lukoil, la mayor petrolera rusa privada, en el accionariado de Repsol YPF con una participación significativa.

Rodríguez Zapatero se ha mostrado convencido de que España "puede ser una opción estratégica importante para Rusia" al contar con empresas líderes en sectores como el financiero, la construcción, las infraestructuras, la energía, la ingeniería civil y el turismo.

Dimitri Medvedev ha llegado a España porque España le interesa. Es un país amigo, con el que se mantienen unas relaciones cordiales aunque no muy fuertes y donde Moscú ve oportunidades de negocio. Además, Rusia debe ver potencialidades interesantes a la hora de reforzar los vínculos con un país de fuertes relaciones con América Latina, una región de máximo interés para los rusos en estos momentos dado el gran intercambio de visitas de los últimos meses. También a España le interesa la relación, sobre todo por motivos económicos, y por eso tanto el anterior presidente, José María Aznar, como el actual, José Luis Rodríguez Zapatero, han intentado intensificarlas lo más posible primero con Vladimir Putin y ahora con Medvedev. Pero hasta ahora el resultado ha sido muy tímido y el comercio entre ambos países se limita casi exclusivamente a la importación de crudo ruso. Ahora parece que estas relaciones darán un paso más al establecer entre los dos países un mecanismo estable de consultas que permitirán encuentros periódicos al más alto nivel. Pero las incertidumbres continuarán mientras no mejore la calidad del estado de derecho ruso.

Algunos analistas consideran que Moscú ha intentado favorecer el buen clima de entendimiento con España para abrir una brecha en la Unión Europea, entidad con la que las relaciones han sido y son complicadas, máxime porque Rusia sigue actuando con actitud imperialista sobre los miembros de la UE de su antigua esfera soviética y porque comportamientos como el corte del suministro del gas por problemas con Ucrania o el colapso de los servidores de internet de Estonia hace unos años no son propios de un país democrático abierto al diálogo con el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios