La moción del PNV y el PSE contra ANV afronta su primer examen en Arrasate

  • La moción en la que PNV y PSE plantean la dimisión de los ediles que no condenen la violencia en los ayuntamientos gobernados en minoría por ANV afronta, con total incertidumbre, su primer examen en Arrasate (Guipúzcoa).

El hecho de que los tres representantes de la coalición EB/Zutik no hayan querido desvelar su postura sobre este texto hasta la misma sesión plenaria, que se celebrará a las siete de la tarde, es el principal escollo al que se enfrenta la moción, que cuenta sólo con el apoyo anunciado por el PSE (4 ediles), PNV (4), EA (1) y PP (1).

En este contexto, todas las miradas se dirigirán a la postura que finalmente adopten los concejales de EB/Zutik, quienes deberían por lo menos abstenerse para permitir que la moción conjunta de nacionalistas y socialistas prospere, puesto que ANV gobierna con siete ediles.

La actual indefinición de los miembros de EB responde a la polémica suscitada por su rechazo a apoyar la moción de censura contra ANV que el PSE trató de impulsar sin éxito a los pocos días del asesinato de Carrasco, decisión que ha puesto de relieve el desencuentro existente entre la asamblea local y la dirección de este partido sobre este asunto.

Precisamente, aquel intento socialista de promover una moción de censura suscitó también discrepancias en el PNV que finalmente optó por acordar con los socialistas la moción que se debatirá mañana en Arrasate.

La única edil del PP, aunque ha anunciado su apoyo a la moción, también defenderá una iniciativa propia, mientras que el representante de Aralar presentará una enmienda al texto promovido por PNV y PSE y, en caso de que no sea aceptada, solicitará que el documento se vote por puntos.

Si el pleno accede a esta petición, respaldará el primero de ellos, que reclama el derecho a la vida, la defensa de los derechos humanos, el reconocimiento del pluralismo y la condena del uso de la violencia, pero se abstendrá en el segundo, donde se constata que la acción terrorista de ETA supone "una vulneración flagrante" de estos principios; al entender que este apartado debería aludir además a otras conculcaciones de derechos humanos.

Finalmente, la formación de Patxi Zabaleta se opondrá al tercer y último punto, que exige la dimisión de los representantes municipales que no suscriban los dos apartados anteriores.

ANV, en minoría desde que EB/Zutik rompió su coalición de gobierno municipal por el rechazo de la alcaldesa, Ino Galparsoro, a condenar el asesinato de Isaías Carrasco, ha avanzado que planteará un escrito alternativo en el que afirma que las mociones de censura o las peticiones de dimisión "no contribuyen en nada a la solución del conflicto".

ANV ha animado además a sus simpatizantes a que acudan mañana a los plenos de Arrasate y Villava (Navarra), los primeros en tratar la moción del PNV y el PSOE, para "plantarse" ante este "ataque".

La formación abertzale ha explicado que no pretende hacer un "llamamiento a la tensión" sino que los ciudadanos que eligieron a los representantes de ANV expresen su parecer en estas sesiones.

La moción conjunta de PNV y PSE se debatirá próximamente en otros municipios vascos y navarros, como paso previo a la posible presentación de mociones de censura en los pueblos en los que ANV gobierne en minoría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios