La Policía detiene en Francia a dos personas acusadas de alojar etarras

  • Los detenidos, de origen galo, habrían prestado ayuda a Mikel Antza y su pareja

La colaboración entre Francia y España en la lucha antiterrorista siguen dando resultados. La Policía gala detuvo ayer a dos personas por su presunta vinculación con ETA. Se trata de Jacques Morio, militante del movimiento local occitano -Anaram Au Patac-, y Jean-Noël Etcheverry, responsable de la Fundación Manu Robles-Arangiz. Ambos están acusados de colaborar y dar cobijo a etarras. Entre los etarras a los que prestaron ayuda estarían Mikel Albizu Iriarte, alias Mikel Antza, entonces jefe del aparato político de la banda, y su pareja Soledad Iparraguire.

Los arrestos engarzan con una investigación sobre la red de alojamiento a terroristas y con la detención en noviembre de 2004 de otro militante occitano, Robert Arricau, hermano del propietario de la casa donde Mikel Antza y su pareja fueron detenidos en octubre de 2004.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios