Zapatero y Rajoy buscan innovar en la 'venta' de su imagen

  • 'Cercanía' es la consigna. Los dos candidatos han decidido superar la imagen seria y fría de candidato, cada uno con su técnica, para que el posible votante se sienta cerca de ellos.

Comentarios 2

El tradicional cartel electoral ha pasado de moda. Corren nuevos tiempos y de cara a las elecciones generales del 9 de marzo en España, la tradicional propaganda está mudando en publicidad que vende candidatos a La Moncloa. A punto de jugársela en las urnas, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy apuestan en la precampaña por iniciativas personalistas que buscan innovar en la ‘venta’ de su imagen al electorado.

El Partido Socialista (PSOE) de Zapatero y el Partido Popular (PP) de Rajoy han encargado su estrategia propagandística a importantes agencias de publicidad del país.

La idea de ‘vender’ candidatos se verá favorecida cuando comience oficialmente la campaña electoral, el próximo 22 de febrero por el cambio en la emisión de la propaganda electoral en la televisión pública, que de los grandes bloques tradicionales con piezas monótonas de varios minutos pasará a emitir anuncios de 30 segundos, lo que marcará un ritmo más cercano a la publicidad que al de la típica y aburrida propaganda partidista.

En esta campaña "toma fuerza la figura del candidato a presidente del gobierno", asegura una experta en publicidad. "Al igual que en la comunicación comercial se intenta vender una marca, en la comunicación política se venden ideas y un candidato".

Lo saben muy bien los socialistas. Y lo demuestran en su precampaña electoral, personalista al máximo en torno a Zapatero.

Se trata de una serie de carteles protagonizados por el líder socialista y candidato a la reelección en la que aparece sonriente, vestido de forma informal, acompañado de mensajes positivos, del tipo de "Soñar con los pies en la tierra" y unificados todos bajo el lema principal "Motivos para creer". El mensaje, dicen los socialistas, es más directo, atractivo y emocional, con un lenguaje "más directo y publicitario".

El cartel electoral tradicional, con la foto -en muchas ocasiones retocada- del candidato vestido de forma seria, mirando directamente al objetivo, ha dado paso a 13 carteles diferentes, con distintas fotos de Zapatero procedentes de actos del partido en los que ha participado y en las que aparece vestido de manera informal, sin corbata, mirando de soslayo, relajado y sonriente.

"Se han dado cuenta de que un partido también es una marca y un sentimiento", asegura un experto creativo de publicidad. "Más que a un partido o a unos colores te pide que te unas a una forma de ver la vida. Casi como en un anuncio de Coca-Cola". En resumidas cuentas, una estrategia publicitaria al 100 por cien.

Y si la precampaña de Zapatero ha gustado por las formas entre los publicitarios, que la ven muy próxima a su terreno, la de Rajoy ha causado sensación entre la gente de a pie, y no sólo entre los proclives a votarlo.

"Me ha llamado Mariano Rajoy". La frase la escucharon varias veces miles de españoles de boca de amigos y conocidos durante el pasado fin de semana.

La responsable es la página web puesta en marcha para que los simpatizantes del partido envíen propuestas de spots electorales de 30 segundos entre los que el PP elegirá el mejor, que se emitirá en televisión durante la campaña electoral junto a los diseñados por la agencia de publicidad contratada.

La iniciativa del PP es completamente novedosa: un video protagonizado por Rajoy y otros cinco dirigentes, que actúan como si de una película o un spot publicitario se tratase. Se reúnen en el cuartel general del PP y entonces se percatan de que falta alguien. El líder de los conservadores mira una lista y ahí está el nombre del internauta, al que se pedía previamente que lo introdujese junto a su teléfono. "¿Y ahora qué hacemos?". Rajoy no duda y llama al ausente. En ese momento suena el celular del internauta, que al responder escucha la voz del propio Rajoy: "Soy Mariano Rajoy. ¿Dónde te has metido? Te estamos esperando, pero si no puedes llegar, yo lo que te pido es que nos mandes tus ideas a mi página web", le dice.

En sólo dos días Rajoy hizo de esta forma 100.000 llamadas, muchas de ellas debidas a las bromas entre amigos y familiares que introducían los datos de otros. El éxito de la iniciativa ha obligado al líder del PP a cambiar la llamada de móvil por un e-mail.

"Cada vez más, las campañas se basan en candidatos que tratan de enseñar a los votantes que ellos también son personas. Se busca la credibilidad y la identificación", asegura un experto en comunicación política y corporativa. "No hay que olvidar que la valoración de la clase política es más bien baja, por lo que la cercanía se hace más que necesaria".

Y qué más cercanía que el que sea el propio Rajoy, en mangas de camisa, el que llame al móvil de un posible votante.

"La política es cada vez más personalista y lo que interesa es crear una historia que gire alrededor del personaje", asegura otro experto en consultoría política. Y gana el que mejor cuente una historia y venda más y mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios