Zapatero critica el doble rasero de la Iglesia

  • Recuerda que no opinó sobre el diálogo con ETA en 2004

Comentarios 2

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero afirmó ayer que en la polémica nota emitida por la Conferencia Episcopal (CEE) hay "algunas partes que no se pueden asumir" y recordó que, en las dos notas anteriores de la jerarquía eclesiástica, antes de las elecciones de 2000 y 2004, se hacía referencia al terrorismo "en una línea de condena", mientras que en esta ocasión "es la primera vez" que se hace una consideración "sobre el diálogo y la legitimidad o no" de la negociación con ETA.

Durante su intervención en el Foro Perspectivas de : Los retos de la economía española en 2008, el presidente exigió poner "las cosas en su sitio, y si no, que se repasen las notas de 2000 y 2004", un periodo en el que hubo "muchos asesinatos" y un proceso "de diálogo" con la banda, "sin que hubiera ninguna referencia a los límites y la legitimidad del diálogo con los terroristas".

Zapatero tachó de "insólita" la postura de la cúpula de la Iglesia frente a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que hace referencia a los Derechos Humanos o los valores de la convivencia. Además, negó que el encontronazo con la CEE beneficie al PSOE. "Hubiera firmado que esa nota no se hubiera producido", lo mismo que las declaraciones de algunos cardenales en el acto del 30 de diciembre en el que opinaron que algunas de las leyes aprobadas por el Gobierno suponían "un retroceso en los derechos humanos o la disolución de la democracia". "Hubiera querido que la nota empezara y acabara" con mensajes de "convivencia, concordia, diálogo, tolerancia, solidaridad y paz", aseveró tras expresar su convencimiento de que la "inmensa mayoría" de los católicos "quieren que ese sea el tono de la relación".

En el capítulo de promesas electorales, Zapatero se comprometido ayer a dar a los autónomos un trato fiscal "equitativo" al que tendrán asalariados y pensionistas con la deducción de 400 euros en el pago del IRPF que ha garantizado el PSOE y que no incluía a los trabajadores por cuenta propia. Una promesa destinada a los más de tres millones de trabajadores autónomos que hay en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios