Cajamar 'asaltará' Asturias, Galicia, La Rioja y Navarra con 10 oficinas en 2009

  • La entidad almeriense celebra Asamblea General y aprueba las cuentas anuales de 2008 · La rural luce un coeficiente de solvencia del 12,6% y 4.000 millones de euros de liquidez

Comentarios 1

Es tiempo de integración de oficinas y de apretarse el cinturón, a causa de la crisis y la reestructuración y reorganización de las empresas en general. Sin embargo, Cajamar continuará con su Plan Estratégico de expansión de su red territorial, que en 2009 prevé desembarcar en cuatro nuevas comunidades autónomas: Asturias, Galicia, La Rioja y Navarra, donde abrirá, en conjunto, alrededor de una decena de oficinas, que se sumarán a las 924 actuales. Aunque el objetivo es que estas sucursales entren en funcionamiento antes de finalizar 2009, la búsqueda de locales o la acometida de obras puede demorar su apertura a 2010.

La cooperativa de crédito almeriense celebró ayer Asamblea General Ordinaria ante más de 200 delegados, que asistieron en representación de los más de 544.000 socios de la entidad, en la que se aprobaron las cuentas del ejercicio 2008.

Unas cifras que muestran la solvencia de la entidad, pese a los tiempos que corren, que se situó en el 12,6% a 31 de diciembre de 2008, un 50 puntos porcentuales por encima del mínimo exigido, además de que cerró con 4.000 millones de euros de liquidez, una situación holgada para hacer frente a los vencimientos de deuda a medio plazo.

Los datos reflejan "un crecimiento razonable de las principales magnitudes de negocio y de la cuenta de resultados en un escenario marcado por la incertidumbre, la disminución de la actividad y la recesión económica, el aumento del paro, la pérdida de poder adquisitivo de las familias y la fuerte competencia entre entidades financieras", destacó el presidente de Cajamar, Antonio Pérez Lao, en su intervención.

El máximo representante de la que es la primera cooperativa de crédito de España se dirigió a los asistentes haciendo un balance de la situación de la entidad, dentro del contexto económico y social nacional e internacional.

Pérez Lao hizo hincapié en el acuerdo alcanzado durante 2008 con la Asociación Española de Cajas Rurales, "que ha puesto fin al proceso de separación de nuestra entidad tanto de la asociación como de las empresas participadas y que conlleva el desestimiento por ambas partes de todos los procedimientos planteados", algo por lo que mostró su satisfacción por haberlo resuelto "por la vía del diálogo y la comprensión mutua", después de seis años, "aunque ello no implica el retorno de nuestra entidad al seno de la asociación".

En nombre de todo el Consejo, terminó agradeciendo a todos los que han puesto su granito de arena para superar las dificultades de 2008, así como las que se esperan en 2009. "Nuestra realidad, nuestros socios y clientes [más de 1.800.000 en la actualidad] y nuestro equipo humano son la garantía de futuro para alcanzar metas". Y es que los obstáculos "son esas cosas que las personas ven cuando dejan de mirar a la meta, y nosotros tenemos la mirada y la vista fija en la meta".

Las dificultades a las que hizo referencia el presidente de la cooperativa de crédito almeriense fueron objeto de análisis por parte del consejero delegado y vicepresidente de Cajamar, Juan de la Cruz Cárdenas, a través del Informe de Gestión, quien destacó que las previsiones para 2009 "no son demasiado halagüeñas, ya que se prevé la intensificación de la crisis".

De la Cruz mostró los objetivos de la entidad almeriense para 2009, enmarcados dentro del panorama de recesión económica internacional que arrastra a todas las actividades y que tiene al sistema financiero como una de las principales puntas de lanza para comenzar a ver la luz, después de haberse erigido en uno de los máximos culpables.

Según estas previsiones, Cajamar obtendrá 121 millones de euros de beneficio neto al cierre de 2009, lo que supone un descenso del 4,4% respecto al resultado de 2008. A pesar de ello, la rural almeriense espera mejorar en el resto de apartados de su balance, con especial incidencia en la eficiencia, que pasará del 51,9% de 2008 al 56% en 2009; y la solvencia, que crecerá cuatro décimas, pasando del 12,6 al 13%. Sin embargo, la morosidad, en paralelo a la evolución ascendente de bancos y cajas de ahorro, también crecerá, del 3,69% en 2008 al 6% que estima obtener en 2009.

"A pesar del proceso de racionalización de la red territorial, nuestra expansión nos ha llevado a estar presentes en siete nuevas oficinas durante 2008", afirmó Juan de la Cruz. Datos que, "aunque no son tan buenos como los obtenidos en 2007", reconoció el consejero delegado, "son más que dignos, ocupando un lugar destacado en el sistema financiero".

Ese proceso de racionalización aludido por De la Cruz ha llevado a la entidad a disminuir oficinas en algunas zonas como Almería (cinco menos que al cierre de 2007), Málaga (tres menos), Barcelona (cuatro menos) y Madrid (una menos). Pero, en conjunto, prevalece un aumento, al pasar de las 915 del cierre de 2007 a las 924 del año 2008.

El consejero delegado también tuvo duras palabras para recordar que en los meses de marzo y abril de 2008 circularon rumores acerca de Cajamar, lo que calificó de actuación "con poca ética que hizo un daño considerable", sin citar a ningún culpable.

Sobre estos rumores en Málaga ahondó el copresidente, Luis de la Maza, que los tachó de "competencia deshonesta para conseguir lo que no es suyo y lo que no saben conseguir", aludiendo a la "avaricia" y recordando que "no todo vale porque en Cajamar no pensamos en hacer mal a nadie, sino en actuar siempre con dignidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios