Cajasol desembarca en la provincia en busca del capital del tejido empresarial

  • El presidente de la caja sitúa a Almería como el "eslabón de unión" con el arco mediterráneo · Asegura que la coyuntura económica representa una oportunidad, y no una amenaza

Comentarios 0

La cúpula directiva de Cajasol desembarcó ayer en Almería para reunirse con los empresarios de la provincia, con un objetivo claro: aumentar la cifra de negocio en la provincia, a través de la financiación de proyectos de futuro y participando en el accionariado de compañías almerienses ubicadas, principalmente, en sectores estratégicos.

Así lo explicó ayer el presidente de la caja de ahorros, Antonio Pulido, que anunció los planes de futuro que tiene la entidad en la provincia: "Almería es el eslabón de unión con el arco mediterráneo", estrategia que se enmarca dentro de su apuesta de "crecimiento y expansión fuera de Andalucía, volcándose en los territorios más próximos, tales como Murcia, Valencia y Cataluña.

Dentro de ese ambicioso plan, Almería contará con tres nuevas oficinas que serán inauguradas antes de finalizar el ejercicio 2008 y que se ubicarán en Albox, para atender a la actividad derivada de la extracción y transformación del mármol; y en Vera y Huércal-Overa, para absorber las inversiones derivadas de la actividad turística de la zona del levante almeriense. En este último sector, la caja ya cuenta con una participación del 20% en el grupo presidido por José María Rossell, Hoteles Playa.

Una de las mayores expectativas de negocio que posee Cajasol en la provincia se dirigen hacia la agricultura, por el peso específico que tiene dentro de la economía almeriense, aportando más de la quinta parte del PIB provincial, en detrimento de actividades que viven una situación más delicada, como es el caso de la construcción.

Aun así, Pulido incidió en que no se debe demonizar a la construcción, "que tendrá que seguir siendo una de las locomotoras de la economía andaluza", aunque aportando al PIB menos del 15%, como había representado en los últimos ejercicio, pero "por encima del 11%" que registraba muchos años atrás.

En este sentido, apuntó que el sistema financiero español y el andaluz poseen una base muy sólida, por encima de los niveles que se dan en el ámbito internacional, sobre todo en materia de morosidad, aunque insistió en que ahora no es momento para "concentrar el riesgo" en un sector.

Cajasol, resultado de la fusión de El Monte y Caja San Fernando, que cumplirá en mayo un año después de producirse su unión, considera que se esté viviendo una situación de crisis económica, ni siquiera de desaceleración. "Estamos ante un momento de ajuste económico, sobre todo por la situación de las hipotecas de Estados Unidos, que ha tenido consecuencias en Europa".

Con esta base, Antonio Pulido consideró que la caja que preside observa la coyuntura actual como una oportunidad, nunca como una amenaza, para lo cual, apuesta por un sistema financiero sólido y unido, defendiendo la mayor dimensión de las cajas de ahorro andaluzas, con la vista puesta en una hipotética caja única en la región, que pueda aprovecharse de las sinergias y las economías de escala que generaría. Aunque, para llegar a este punto, "primero debemos consolidar el proyecto de Cajasol" para apostar con más firmeza, a largo plazo, por este ambicioso proyecto "necesario para poder competir en los mercados internacionales".

El presidente de Cajasol alabó el espíritu emprendedor del tejido empresarial almeriense, con quien mantuvo un almuerzo de trabajo unas horas antes de inaugurar las primeras Jornadas Empresariales y Financieras Cajasol en Almería, de quien dijo que posee una "vocación extraordinariamente emprendedora" y suponen un "referente en Andalucía", si se compara con la situación de partida que tenía Almería hace 20 años, en comparación con otras provincias.

Cajasol posee en la actualidad 13 oficinas repartidas por la geografía provincial, además de contar con una red de Agentes Financieros en localidades donde no cuenta con presencia física, que gestionan, estos últimos, más de 1,5 millones de euros de volumen de negocio.

Además, administra alrededor de 11.00 0 clientes, más de 320 millones de euros de inversión y un volumen de recursos gestionados superior a los 120 millones.

La plantilla de Cajasol en la provincia almeriense está por encima de los 50 empleados, encuadrados en la zona Granada-Almería, incluyéndose en la misma gestores de banca personal y de pymes en determinadas oficinas.

Destaca la presencia de Cajasol en el sector agrícola almeriense, con una fuerte implantación en el Poniente, donde cuenta con cinco oficinas (dos en El Ejido, y una en Adra, Roquetas y Aguadulce).

También tiene presencia en la comarca de Níjar, con una sucursal en Campohermoso, mientras que el resto de oficinas se concentran en la capital y su periferia para atender al sector servicios y al industrial.

más noticias de FINANZAS Ir a la sección Finanzas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios