Coag estudia que el campo se tome un año sabático en protesta por la crisis

  • El secretario general nacional critica las medidas adoptadas por la Unión Europea

Comentarios 0

Paralizar la producción y el abastecimiento de frutas, hortalizas, cereales y artículos ganaderos en toda España, así como en los mercados internacionales. Ésta es la medida que está barajando Coag, después de mantener la reunión de su Ejecutiva provincial, en la que el sentir común que los agricultores almerienses han transmitido al secretario general de la organización en el ámbito nacional, Miguel López Serrano, es tomarse un año sabático en sus explotaciones como protesta por la grave crisis económica que está padeciendo el sector.

Con ello, esperan conseguir que la Unión Europea y el Gobierno español retomen una política agraria acorde a las necesidades del campo, tal como explicó ayer López Serrano.

"La situación está bastante jodida; estamos muy preocupados por las medidas que está adoptando la Unión Europea y el marco legislativo actual que regula los mercados porque caminamos hacia políticas que refuerzan a las grandes cadenas de distribución y a las multinacionales agroalimentarias, lo que perjudica gravemente a los agricultores y asfixia las economías domésticas, ya que el control del sector recae en unas pocas manos", apuntó.

Miguel López aseguró que la política "carroñera" de la UE generalizará las crisis agroalimentarias y provocará problemas de abastecimiento de alimentos, quien incidió en la necesidad de controlar las exportaciones de países terceros y "apostar" por el principio de preferencia comunitaria, precios de entrada y las cláusulas de salvaguardia para garantizar el bienestar económico y social de los productores europeos y de los consumidores.

Añadió que se ha perdido el control sobre la comercialización y que no hay voluntad de ordenar la oferta ni de controlar los costes de producción.

A su juicio, dos terceras partes de las inversiones del sector financiero han ido a parar al "ladrillo", que ahora atraviesa una delicada situación, por lo que advirtió de que no se repercutan las consecuencias negativas de esta decisión en el sector agrícola.

Miguel López dijo que las interprofesionales son herramientas que deben hablar de precios y de precios mínimos para posibilitar una regulación de la oferta cuando sea necesario porque, de lo contrario, "no sirve para nada".

Recordó que la renta agraria está obteniendo pérdidas, ya que el agricultor gana "45.000 euros por hectárea, mientras que el coste, con la amortización, es de 56.000 euros".

más noticias de FINANZAS Ir a la sección Finanzas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios