Lamarca, una firma que ofrece productos de alta calidad a bajo precio

  • El grupo cuenta con tienda, restaurante y servicio de catering, entre otros negocios de alimentación y restauración, donde la dedicación al cliente es factor primordial

Constancia, seriedad y profesionalidad son las claves principales del éxito de la empresa que dirige una de las caras más conocidas, al igual que jóvenes, del mundo empresarial de la provincia de Almería, Antonio Lorente Lamarca, un emprendedor de 32 años que se lanzó a abrir su primer negocio en solitario cuando contaba con tan sólo 19 años.

"Comencé en Granada montando dos tiendas y poco después abrí un almacén en Sevilla desde el que comercializábamos jamones, así como varias delegaciones de distribución en otros puntos de Andalucía ".

Unos años más tarde este joven decidió volver a su tierra. Fue en 2002 cuando aterrizó nuevamente en Almería. Su actitud emprendedora le llevó a abrir una pequeña charcutería que ha ido creciendo hasta convertirse en lo que en la actualidad es el grupo Lamarca. "Tenemos dos sociedades a través de las que gestionamos un área de alimentación y otra de hostelería".

La empresa de alimentación se divide en tres secciones: una tienda de venta directa de productos de delicatessen, una cadena de distribución y una de suministro de productos a comunidades, como hospitales o colegios, mientras que la dedicada a la restauración cuenta con un restaurante -situado en la calle Gregorio Marañón-, salones de eventos y servicio de catering.

"Este último tiene dos áreas de trabajo muy definidas. Por un lado, la organización de todo tipo de eventos y, por otro, un servicio de hostelería", aclara Lorente, que añade que éste último a su vez se divide en tres secciones: explotación de fincas, servicio de catering en eventos y explotación de nuestros propios establecimientos.

En todas estas áreas y secciones de la empresa Lamarca trabajan 45 personas que Antonio Lorente define como un gran equipo humano que se caracteriza por la responsabilidad que demuestran en su quehacer diario al frente de cada una de las secciones del grupo Lamarca.

Una sociedad que trabaja con una premisa muy definida: "Alta calidad de los productos a bajo precio". Este es el concepto de negocio que permite al grupo diferenciarse de empresas similares, según aclara.

También esta idea es lo que ayuda al grupo Lamarca a afrontar un periodo marcado por la crisis económica. "La crisis afecta en el grado de que aumenta la exigencia del cliente, quien tiende a gastar menos. Ha descendido la demanda, pero la gente no deja de salir y comprar", puntualiza.

Pero la circunstancia de una mayor exigencia del cliente no preocupa para nada a este empresario, quien asegura que tanto él como su equipo de empleados trabajan desde el primer día teniendo muy presente que deben tener una dedicación exclusiva con el cliente.

De ahí el eslogan de la empresa: "Contigo en los mejores momentos". "Somos conscientes de que el cliente -comenta- a lo largo de su vida tiene momentos especiales, como bodas, bautizos..., que queremos compartir con ellos".

Además, Antonio Lorente afirma rotundamente que "la gente sabe bien lo que quiere y esto consiste en buscar calidad y buenos productos".

Por ello, el perfil del cliente de Lamarca es continuista. "Se trata de gente que sabe lo que busca y es consciente de que en nuestros establecimientos de alimentación y restauración encontrarán buenos productos y un buen servicio".

Y en la línea de afianzar su clientela van los planes de futuro del grupo Lamarca. El joven empresario declara que a corto plazo trabajarán en "afianzar todos los volúmenes de negocio que se han creado durante la época de bonanza económica".

Será a medio plazo - y a largo plazo se dejará "en manos del destino- cuando Lorente se plantee abrir algún nuevo negocio, que "ayudará al grupo a progresar en pro de lo que esta empresa almeriense ha conseguido hoy por hoy". Asentarse como una empresa de gran éxito.

La clave del triunfo reside en el "trabajo y la constancia", pero también la oportunidad de progresar hasta llegar al éxito la dan los clientes, según valora Antonio Lorente, quien expone que para triunfar, de igual forma, es necesario disponer de honestidad. "Hay que ser honrados por naturaleza", sentencia.

Otros factores que, a juicio de este emprendedor, facilita el progreso de cualquier sociedad es el ingenio y una correcta gestión. "Un negocio de mantas puede triunfar en el desierto, al igual que un negocio de frigoríficos en el Polo Norte, ya que lo fundamental es llevar a cabo una buena gestión y tener visión de negocio".

Asimismo, recuerda que en la reciente época de bonanza económica han fracaso muchas empresas que no han contado con una buena gestión, que "es lo más destacado".

De ahí que Antonio Lorente declare que para lanzarse y abrir nuevos negocios no hay que atender si se atraviesa un momento de coyuntura económica. Para él no existen momentos buenos o malos, sino que influyen otros factores: gestión, visión, ingenio...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios