Los sindicatos se concentran por la octava víctima laboral del año

  • Reivindican que la Comisión de Prevención de Riesgos no se resuma en la ponencia de cifras

Los sindicatos CCOO y UGT se concentraron ayer por la octava víctima mortal en accidente laboral en 2008. Un trabajador ecuatoriano, empleado de la constructora Alto Almanzora, que falleció el miércoles de infarto mientras enlosaba un suelo en Oria.

Según expuso el secretario general de UGT, José Ginel, el sindicato tuvo conocimiento de lo ocurrido días después gracias a una hija del fallecido que reside en Barcelona, pues "la Administración no nos ha informado", añadía. Ginel ha agradecido al Ayuntamiento de Huércal-Overa la colaboración económica para la repatriación del cadáver.

El secretario general de CCOO, Juan Pallarés, aclaró que la Delegación de Empleo debe comunicar todos los accidentes laborales a los sindicatos de acuerdo con la normativa de la Comisión de Prevención de Riesgos Laborales. "Nos se nos avisa al momento. Hubo un tiempo en que Empleo tenía la decencia de enviarnos un fax cada vez que ocurría un accidente laboral mortal, ya no", comentaba Pallarés.

El responsable sindical de CCOO añadía que la Delegación sigue resistiéndose a contabilizar los accidentes de este tipo: "Los infartos no los cuenta, cuando la Ley de prevención de riesgos laborales es muy clara: los accidentes que se producen en el lugar de trabajo mientras el empleado ejerce su labor son accidentes laborales, por tanto un infarto es accidente laboral mortal, diga lo que diga la Delegación". Pallarés criticaba, además, la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales, porque según él, se convocó tarde y sólo se resumía en la puesta de cifras sin ofrecer propuestas en esta materia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios