Interés ante la operación de la duquesa de Alba

Ante un importantísimo despliegue de medios de comunicación a las puertas del Palacio de Dueñas, ayer por la tarde se producía la salida de Cayetana en dirección a la Clínica Sagrado Corazón, donde, hoy por la mañana temprano, está prevista esa anunciada operación con la que se espera mejorar su estado de salud general, por un lado, y recuperar algo de la movilidad perdida en los últimos tiempos, por otro.

La duquesa, a quien no se veía en público desde hacía algunas semanas -incluso no acudió a la última edición del Rastrillo de Nuevo Futuro- lleva una temporada -desde la boda de su nieto en Jerez, en septiembre-, con achaques que, a medida que ha pasado el tiempo, se han ido haciendo cada vez más preocupantes. Así, del atragantamiento incial con una horchata, se pasó a la necesidad de solucionar una hidrocefalia, origen en la paciente de unos dolores que le impiden disfrutar de la vida normal que, tanto a ella como a los que componen su círculo más cercano, le gustaría.

Aun así, Cayetana mantuvo su nivel de compromisos hasta que, a principios de febrero, tuvo que parar para ser tratada de unas piedras en la vesícula que no hacían recomendable la intervención cerebral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios