Putin reitera su oposición "categórica" a la independencia de Kosovo

  • El líder del Kremlin recibe en Moscú a los principales dirigentes de sus 'aliados' serbios

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, expresó ayer su "categórica" oposición a la independencia unilateral de Kosovo y, a cambio, forjó con Serbia una alianza energética válida por 30 años que garantiza los suministros de gas rusos al sur de Europa. "Durante nuestra reunión una vez más subrayé que Rusia está categóricamente en contra de la declaración unilateral de la independencia de Kosovo", aseguró Putin tras entrevistarse con el presidente serbio, Boris Tadic.

El líder ruso añadió que la independencia de Kosovo "supondría un grave perjuicio para todo el Sistema de Derecho Internacional y acarrearía consecuencias negativas tanto para los Balcanes como para la estabilidad de otras regiones del mundo".

Durante los últimos meses, Putin ha insistido en diversas ocasiones en que la resolución 1.244 del Consejo de Seguridad de la ONU, que reconoce a Kosovo como parte integrante de Serbia, aún está vigente.

Por su parte, Tadic agradeció a Putin el apoyo de Rusia en relación a Kosovo, ya que el Kremlin se ha opuesto desde el principio a la independencia de esa región de mayoría albanesa sin el beneplácito de Belgrado, y ha abogado por la reanudación de las negociaciones entre Belgrado y Pristina. "Sin esa postura rusa, a Serbia le sería muy difícil defender sus intereses en Kosovo", dijo.

El líder serbio también aseguró que su país "defiende de manera consecuente sus intereses en Kosovo apelando al Derecho Internacional". "Nunca haremos las cosas de otra forma", añadió.

Así salía al paso Tadic de las declaraciones del primer ministro kosovar, Hashim Thaçi, que aseguró la víspera en Bruselas que la independencia de Kosovo era "cuestión de días".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios