El presidente sudanés responde que son EEUU y Europa los que deben sentarse ante la Justicia

  • Omar al Bachir es el único jefe de Estado cuya detención es requerida por un tribunal internacional

El presidente sudanés, Omar al Bachir, afirmó ayer que son otros líderes occidentales, y no él, los que debieran responder ante los tribunales internacionales por crímenes de guerra, y rechazó cualquier intento de "colonizar" su país.

Bastón en mano, vestido de traje sin corbata y danzando ocasionalmente al ritmo de cantos patrióticos, Al Bachir se presentó ante miles de seguidores un día después de que la Corte Penal Internacional (CPI) ordenara su arresto.

"Los que deberían ser llevados ante la Justicia son aquellos que exterminaron al pueblo de Vietnam, los que han cometido el genocidio de Hiroshima y Nagasaki y los que han asesinado al pueblo de Iraq con armas prohibidas", afirmó el gobernante.

La CPI ordenó el miércoles el arresto de Al Bachir por supuestos crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos durante el conflicto armado de Darfur, en el que según la ONU han muerto más de 300.000 personas.

El gobernante sudanés se convierte así en el único jefe de Estado en ejercicio cuya detención es requerida por un tribunal internacional. Sudán no reconoce a la CPI y su Gobierno ya ha dicho que no cumplirá la orden.

En el mitin que encabezó en Jartum, Al Bachir dijo que su país está listo para "cualquier repercusión" que pueda surgir a partir de la orden de arresto pedida por los jueces del CPI, aunque no detalló a qué se refería.

"Los verdaderos criminales están en Estados Unidos y en Europa. Los mentirosos que han arrasado con la riqueza del pueblo están allí, y ahora vienen con una nueva gran mentira", insistió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios